Directivos de talento sí, directivos de talento no…


Hay una pugna teórica en el mundo de las empresas entre hacer lo que se dice debe hacerse y hacer lo que se cree es necesario hacerse. Para la primera hace falta solamente lo que más abunda en el mundo: Deseos de seguir al líder y la necesaria mente conservadora que dice que mejor no tocarlo si funciona.

Pero así no funcionan las cosas por siempre. Dicen que cuando Steve Jobs estaba preparando su sucesión vio a mucha gente que, sobre el papel, tenía todo lo que se supone debían tener: Estudios, experiencia, capacidad, etc., pero… Pero les faltaban ese algo más que hace que una empresa pueda proyectarse hacia el futuro, no solamente que sobreviva, especialmente cuando las cosas van bien, como dijo alguien “serviste bien cuando servir era fácil…” Ahí es donde entra la segunda categoría que pretender hacer lo que cree es necesario hacerse más allá de seguir y dar la razón al líder, y para lo segundo se requiere de ciertas cualidades más raras, un talento especial que va más allá de lo que nunca ninguna escuela de negocios podría llegar a enseñar, ni ninguna experiencia proporcionar, porque bien sabido es que la experiencia no es sólo atravesar muchas situaciones, sino sacar provecho de pasar por ellas; hay gente que pasa todos los días por la misma calle y ni siquiera sabe qué tiendas hay en ellas mientras otras personas con una vez les basta para poderte decir que puedes comprar en la misma.

Pensando en ello, he recordado que en los ejércitos de Roma existían dos tipos de generales: Los de conquista y los de asentamiento. Cuando se trataba de nuevos desafíos y conquistar nuevos territorios el perfil era uno. Luego estaban los generales que, una vez conquistado el territorio sólo debían mantenerlo. No eran tan brillantes, al contrario no tenían tanto, o siquiera tenían, talento pero eran fáciles de manejar por parte de Roma y tenían suficiente conocimiento de su trabajo como para mantener la “Pax Romana”. Eran… Funcionarios. Cuando fallaban tenían que volver a enviar a los generales de conquista para poner las cosas en orden.

Esto es una metáfora, pero creo que es lo que se aplica a las empresas. Cuando las cosas van bien da un poco lo mismo el directivo que se contrate y sus valores, una formación mínima y cierta experiencia bastan para dirigir cualquier empresa o departamento cuando el viento sopla de popa, los errores se los lleva el viento y, además, la más alta dirección de la empresa sigue el principio de “si funciona no lo toques”.

De esta forma, si llega un directivo con un talento real que refleje esos valores que se supone tiene que tener (y que a machamartillo venden en libros y escuelas de negocios) se va a encontrar con un muro horrible, no interesa, estará mirando 20 años adelante en el futuro de la empresa y se dará cuenta de lo que hay que hacer para seguir “conquistando” ahora que se tienen los recursos -es el buen momento- para enfrentarlo y prepararlo, conocerá -más que las “ideas” del “supremo” de la empresa en tranquilas charlas frente a un café o comidas generosamente pagadas por la bonanza de la situación-, las nuevas tecnologías, las nuevas ideas y conocerá, especialmente, muy bien las debilidades y fortalezas de la empresa en la que trabaja, tendrá conocimiento real porque no (mal)gasta el tiempo en charlas, sino en lo estudiar y conocer lo que tiene a su cargo y averiguar cómo mejorarlo…

Con esto creo que resumo lo que sucede en la mayoría de los casos: Las empresas en los buenos momentos crecen con facilidad, hasta el más tonto hace relojes, pero el más tonto se rodea, como todos sabemos, de otros tontos y crea una estructura tonta, no quiere oír hablar al que tiene talento, el directivo con valores, porque le hace sentirse mal, siente puesta en duda su alta genialidad y capacidad que le ha permitido estar donde cree estar…. Me he “hinchado” a ver empresas en que el “big shot” que se inflaba hablando de su éxito y nada más entrar por la puerta veías media docena de cosas en contra de la más simple lógica. Luego llegan los malos tiempos y la empresa no está preparada para ellos y… Y se van a carajo por miles porque no tienen ni siquiera capacidad de reacción, menos aún visión, y por supuesto humildad (“¡a mí me va a decir usted!” he oído decir), para contratar a tiempo al auténtico talento que -tal vez- podría sacarles de ahí, pero ellos con su escaso talento de general de asentamiento ya no pueden sostener la plaza.

Esto es lo que yo he visto y también esto va de la mano de esa moda que dice que es mejor contratar gente joven porque esta mejor preparada, ¿preparada para qué y, especialmente, comparada con quién? En cierto casos sí, pero para ciertos desafíos no basta, en realidad está preparada para lo que aquí se señala, para decir “si buana” a todo, no crear dolores de cabeza al “supremo” con ideas que removerían su “Pax” y le haría dudar de su alto valor, y preparados especialmente para correr detrás de todas las zanahorias que les muestres… Pero raramente preparados para ciertos desafíos porque para eso, además de conocimiento, hay que haberse fraguado en muchas luchas y haber visto mucho y eso sólo lo da la experiencia, que no puede comprarse.

Hay un escrito de Joan Barril titulado “McEnroe” que siempre he tenido en mente y que refleja bastante bien esta realidad y del cual copio y pego el final: “En el reino de la apariencia, la protesta es abominable, casi demasiado humana para los héroes de despacho. El colmo del buen gusto siempre ha sido el navajazo por la espalda, el silencioso hervor de los venenos, la sumisión formal de los traidores.”

Y si alguien duda de que esto es así… Miremos el panorama empresarial que tenemos.

Julio César ya era un general muy experimentado cuando le llegó la fama que hoy todavía perdura, y valores… Ya lo creo que los tenía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s