Para comprender lo que está pasando… (3)


El principio de que “siempre vamos a mejor” pero… ¿De verdad…?

Este sería el segundo principio de los tres que hemos marcado como los filtros bajo los cuales interpretamos la realidad social y económica actual y que enunciamos en el post anterior.

Hay una creencia establecida de que siempre vamos a mejor y para apoyarla tenemos dos cuestiones: La tecnología y la historia. La tecnología no ofrece muchas dudas en cuanto a su evolución, no vamos a entrar en ello porque sería una discusión filosófica y nuestro terminal “inteligente” parece suficiente prueba, sin contar los ordenadores cada vez más rápidos y otras cuestiones parecidas.  Por otro lado la historia, si miramos a nuestro alrededor, parece también confirmarlo porque nuestras condiciones de vida son mucho mejores que hace un siglo, ¿cierto?

Pues según esto es cierto, hemos ido a mejor pero, ¿siempre vamos a mejor o es un accidente debido a otros factores? Veamos. Hay un principio sobre el cual desde luego no hay discusión posible, y es que como dijo alguien “cuando la ecología y la economía entran en conflicto siempre gana la economía”. El que dijo esto podría haber dicho directamente que cuando cualquier cosa entra en conflicto con la economía siempre vence la economía, ¿pero la economía de quién…? Pues de los que hacen la economía, de los que la crean, de los que marcan las reglas de la economía, esto es: Los poderes que rigen el mundo, que no son leyes matemáticas, sino voluntades personales en realidad; lo único que para validar esas teorías ponen a sueldo a sesudos economistas, les colocan en prominentes posiciones y revisten de premios si es necesario para que estos creen complejas fórmulas que hacen desistir a cualquier de entender lo que está pasando, llegando la mayoría de la gente a aceptar que “esas cosas” son demasiado complicadas para ellos y dejarlo en “sus” manos… Pero en realidad las cosas son mucho más simples y lo vamos a ver.

Decíamos que habíamos evolucionado, para verlo vamos a intentar darnos un paseo breve por la historia.

El 25 de marzo d 1911 en Manhattan un incendio se desató en la “Triangle Shirtwaist Company”, una compañía fabricante de ropa que empleaba 500 trabajadores. El incendio devastó las plantas octava, novena y décima y murieron ciento cuarenta y seis personas. Según dijo el periodista William G. Shepherd ese día había conocido un nuevo sonido, el de los cuerpos estrellándose contra el asfalto.

Saltamos un siglo y llegamos a Bangladesh, y ahí tenemos por ejemplo el derrumbe del Rana Plaza el 24 de abril y que causó la muerte de 1.127 personas, la mayoría trabajadores del textil, pero antes de eso tenemos otro incendio el 24 de noviembre de 2012 en la “Tazreen Fashion Factory” en Ashulia también fabricante de ropa que, “oficialmente”, provocó la muerte de 112 personas y heridas a un millar.

¿Qué tienen en común estos dos accidentes con un siglo de diferencia en el tiempo? Pues que la mayoría de las víctimas en los dos casos ganaban prácticamente lo mismo, 1 dólar al día en el siglo pasado y quizás 1,5 en el actual por jornadas oficialmente de diez o más horas seis días a la semana, que eran trabajadores que viven en condiciones miserables, duras y difíciles en ambos casos y que no se pudieron escapar del fuego porque las puertas de incendios estaban bloqueadas para evitar, según los dueños, los robos de mercancía y que en ambos casos los dueños de las fábricas fueron absueltos, en Manhattan hace un siglo hasta cobraron el seguro y en Bangladesh el propietario, Dolwar Hossain, es un hombre libre.

¿Cuál es la diferencia? Que el desastre de Manhattan desató una fuerte movilización de trabajadores que llevó a cambiar las leyes para hacer el lugar de trabajo más seguro (que poco les gusta esto a los poderosos del dinero) mientras que en Bangladesh no ha pasado nada; las grandes empresas occidentales que producen allí hacen actos de maquillaje visitando a los políticos locales frunciendo el ceño y con cara de mucha preocupación, haciendo grandilocuentes declaraciones al mismo tiempo que sus jefes de compras negocian en ese mismo momento a la baja los precios de adquisición de los productos que se fabrican allí.

Otro ejemplo reciente que muestra cómo están realmente las cosas es el artículo que apareció en “The Independent” que denuncia el hambre que pasan los trabajadores del textil en Camboya, en este artículo hace referencia a que trabajan para producir ropa para el Reino Unido, pero si leen hasta el final viene mencionada claramente H&M.

¿Ha cambiado algo en un siglo? Sí, claro, me diréis que miráis a vuestro alrededor y ese mundo del que hablo no es el vuestro, y yo pregunto, ¿por cuánto tiempo? ¿No nos están repitiendo cada día que debemos ser más competitivos y que para ello cada vez debemos ganar menos? ¿Competir con quién, con estos ejemplos y condiciones laborales…? Recuerden: Cuando la economía (de los poderosos) entra en conflicto con lo que sea siempre gana la economía. A ellos, a los que crean las reglas de la economía les importamos un bledo, nada de nada y sino abran los ojos. Si nos quedamos sin recursos para comprar ropa o comida ya se inventaran una guerra para que compremos armas.

Aquí el error viene de una falta de perspectiva histórica y que estamos demasiado embutidos en los noticieros y el pan y circo de nuestros días, pero podemos hacer que se nos caiga la venda de los ojos con una simple pregunta: “Este estado del bienestar que hemos conocido en Occidente, ¿cuando y por qué nació? ¿A qué no se han hecho ustedes esa pregunta? Parece que fue algo natural, que nació así como por generación espontánea, ¿verdad? Algo lógico ya que evolucionamos, pero acabamos de ver que en otros lugares del mundo esa evolución no se ha dado, que los sistemas de trabajo siguen como hace un siglo o dos o tres si se quiere, sólo cambia la tecnología, lo demás sigue igual, lo que sigue mandando es como dice el economista Anu Mohammed hablando sobre Bangladesh “el reino de la más primitiva acumulación de capital emparejada con la globalización”.

Y volviendo a la pregunta: ¿”Cuándo y por qué nació este estado del bienestar” que hemos tenido por unas décadas y que va camino de desaparecer…?

Nació al día siguiente del 7 de mayo de 1945 cuando el alto estado mayor del ejército alemán se rindió a los aliados y terminó la II Guerra Mundial. Ese día los poderosos del mundo, esos que habían montado la primera y esa segunda guerra mundial se despertaron con el terrible disgusto de ver que media Europa les había sido expropiada por el ejército comunista y tuvieron que tomar una decisión muy dolorosa para ellos… Habían planeado hacerse aún más ricos a costa de la sangre, el sufrimiento y la muerte de decenas de millones, como de hecho se hicieron, pero no habían contado con que cuando terminara se encontrarían sin todo el poder industrial, económico y los recursos naturales y humanos de media Europa que poder seguir explotando como antes de la I Guerra Mundial. No habían contado con que ese comunismo, que incluso habían financiado para sacar también de ahí beneficio, fuera a llegar tan lejos.

Hoy no nos damos cuenta de lo que significó para ellos, haría falta un gran esfuerzo de imaginación y habría que leer algunos noticieros o incluso libros de la época donde hablaban del “diablo rojo”, había un auténtico terror por parte del poder a que eso se pudiera extender, pero podemos hacernos una ligera idea aunque remota observando una sola cosa: ¿Recuerdan lo que sucede cuando algún dictador o político Sudamericano expropia una empresa española…? El escándalo, las movidas económicas, los botes del IBEX, etc… ¡Y sólo es una empresa! Ahora imaginen media Europa expropiada y las divisiones de blindados soviéticos en esa frontera que habían establecido y sabiendo las fuerzas aliadas que de no haberse querido detener nadie les habría detenido, nadie salvo la bomba atómica… Tal vez por eso la tiraron, para quitarles ideas.

Ese día se dieron cuenta que tenían que dar algo a los trabajadores que se habían quedado en su lado si no querían arriesgarse a perderlo todo y se sacaron de la manga el “Welfare State”, el Estado del Bienestar; cogieron a Adenauer (merece la pena ver su biografía) para sacarlo adelante en Alemania, que sirviera de modelo y ahí empezó la edad dorada para la clase trabajadora en Europa; ese movimiento dio lugar a esa clase media tan importante, una clase media que no sólo abarca trabajadores más o menos cualificados, sino una clase de pequeños y medianos empresarios que también ahora están siendo barridos. Es notable que cuando se miraba el mapa de Europa se podía observar que los países con más adelantos sociales y de nivel de vida eran los que lindaban con los países comunistas, según se iban alejando de esa frontera esas condiciones eran peores pero, con mucho, mejores de las que ahora vamos teniendo.

El principio del fin de esa edad dorada fue el 9 de noviembre de 1989 con la caída del muro de Berlín. Entonces todo el mundo aplaudió porque volvía la libertad y dos años después el 25 de diciembre de 1991 cayó el comunismo y todo el mundo volvió a aplaudir porque por fin se había acabado la guerra fría, por fin íbamos a vivir en paz y en libertad, ¿de verdad ahora que han pasado más de veinte años eso ha sido cierto? Otra mentira mediática, pero con esa caída ya se había acabado lo que se daba para la clase media en Europa, desde la más modesta hasta la más poderosa económicamente.

Lo primero que inventaron los poderosos de la economía en cuanto tuvieron las manos libres fue la globalización, que no ha sido y no es más que es trasladar los centros productivos de las grandes corporaciones de Occidente a Asia, antes era demasiado arriesgado, mira que si no aceptan en el Tercer Mundo esa pseudo esclavitud de la que he hablado y vienen los comunistas a apoyar la creación de sindicados o cosas así… No podía ser mientras estuvieran ahí, demasiado riesgo… ¿Y quién ha ganado con esto? Fundamentalmente esas grandes corporaciones porque la riqueza de esa clase media y los sistemas de protección social al principio disfrazaron lo que estaba sucediendo, pero con eso no era suficiente, nunca nada es suficiente para ellos, recuérdenlo bien.

Y como eso no era suficiente para el expolio que los que están detrás de esas grandes corporaciones habían decidido, perfeccionaron mucho el sistema con cosas como la UE y cuestiones como la forma en que los estados europeos se tienen que financiar, haciendo que esa deuda en vez de ser tomada de los bancos centrales sea tomada de los bancos privados que se financian de los bancos centrales financiados por todos nosotros. Cuando más crisis tenga un país más interés tiene que dar a esos bancos privados para que compren su deuda, por tanto a los bancos privados no les interesa que los países salgan de la crisis.

Por supuesto no es sólo eso, hay ahora toda una legislación que nace desde Bruselas que protege las grandes corporaciones con leyes que antes había que aprobar país por país; así y de pronto pueden hacerlo todo desde un sólo punto, se tienen que molestar menos. Cualquier iniciativa y desarrollo en el sector farmacéutico, químico y del orden que sea está mediatizado por el poder que allí han asentado los propietarios de estas grandes corporaciones, se acabó la iniciativa privada, si descubre algún fármaco o químico maravilloso olvídese de comercializarlo si no tiene detrás de si una gran fortuna personal.

A primera vista Europa era una gran idea, y lo es… Pero para ellos, a nosotros nos está costando muy cara.

Sé que a quién nunca ha pensado sobre esto de esta forma le va a resultar como de ciencia ficción, pero que lo relea un par de veces, reflexione sobre ello antes de decir nada  y que cada cual analice si tiene o no sentido… Téngalo claro, mientras tuvieron miedo de que la influencia de la Europa del Este pudiera llevar a que perdieran todo nos dieron algo, pero cuando ese miedo desapareció ya no había por qué hacerlo, esos costes podían volver a la partida de beneficios y ya se podían volver a la condiciones laborales de primeros del siglo XX o antes que es lo que, a la chita callando, están haciendo.

Visto que el principio de que siempre vamos a mejor no se ajusta a la realidad en el ámbito que analizamos queda, por supuesto, la cuestión tan manida ahora de que este estado del bienestar no es económicamente sostenible… Pero esa es otra mentira y lo veremos en el siguiente post, si quieren.

Anuncios

2 comentarios el “Para comprender lo que está pasando… (3)

  1. Vamos a mejor para ser sumisos, esclavos e dependientes de todo cuanto se introduce en el mercado. Esto empezó a principios del 1100, concretamente en 1118, nueve caballeros franceses fundaron la ORDEN DE LOS TEMPLARIOS, la evolución en la actualidad de esta orden hoy en día se les conocen como LOS LOBBYS. Su post SIEMPRE VAMOS A MEJOR le contesto lo siguiente. Cuando sale algún personajillo político de tres al cuarto diciendo que vamos en el buen camino y que la crisis ha tocado fondo, mi reflexión al comentario siempre es la misma. Esta personajillo y sus compinches, nunca han padecido ni padecerán el sentimiento de la necesidad tal y como sentimos la mayoría que en verdad padecemos. Por lo tanto, hablar algo de lo cual no has padecido y sobretodo no eres afín del problema no te deja credibilidad alguna respecto el personajillo en cuestión y lo única percepción que te llega es la burla indiscriminada.

    • Bueno, los personajillos que mencionabas tiene que vender su moto y defender a sus jefes… A esos les conviene que nos creamos ese “principio” de que vamos a mejor con el que -como habrás visto- tampoco estoy de acuerdo, es una ficción bien alimentada porque, como dijo el humorista Perich, “la esperanza es lo último que se pierde, y es una lástima porque sino fuera así se haría algo para solucionar las cosas”. Sólo cuando se pierde la esperanza se hace algo, por tanto esos personajillos de los que hablas deben fomentar la esperanza, tienen que evitar que se pierda y que la gente al final haga algo…

      Por otra parte, el tema viene de mucho antes del Temple, de hecho se creó el Temple porque había ya “alguien” detrás que sabía lo que hacía cuando esos primeros caballeros templarios fueron a Jerusalem y se pusieron a hacer cosas que nada tenían que ver con lo que habían dicho harían; el tema viene de mucho antes y la propia creación del sistema medieval con un control ideológico por parte de la religión, tan fanático como ahora nos pueden parecer los islamistas radicales, no fue algo casual aunque ahora, perdido hace casi dos mil años, la leyenda que nos han contado sobre eso haga que nos creamos ciertos cuentos, pero de esto espero hablar otro día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s