La Mente del Mariscal

Decía que hay dos conceptos que hay que asumir si queremos entender la realidad en la que hoy vivimos: “La Mente del Mariscal” y “El Matón de Patio de Colegio”.Muchas veces cuando hablas de ciertos hechos históricos, incluso de la historia reciente, te encuentras que la dificultad que tienen las personas para asumir su origen verdadero es no comprender “La Mente del Mariscal”, ven el mundo con los ojos del soldado, si acaso alguno del sargento y pocos, muy pocos, siquiera del capitán, aunque sean directivos empresariales o empresarios, tal vez porque la frialdad emocional que hace falta para tener esa mente es algo propio quizás de otra especie que la humana, no tiene nada que ver con la grandeza que subconscientemente se le atribuye a un mariscal.

La mente del mariscalEs fácil de comprender de entrada esa mente: Te imaginas una persona en lo que es el cuartel general de un ejército mirando un mapa en el que ciertas piezas representan divisiones del ejército, y las mueve adelante o atrás en función de su propia consideración de lo que debe hacer para ganar esa batalla o guerra. Por ejemplo, hay una posición que hay que tomar, avanza quizás dos o tres piezas y espera el resultado, pongamos que no funciona… Buenos, pues avanza otras cinco o seis esta vez… Y así hasta que acierta o se queda sin piezas para avanzar. El problema es que cada pieza, cada división, son entre 10.000 y 20.000 hombres… En la ofensiva de Rusia Hitler disponía de más de 250 divisiones… Los contrarios tuvieron que poner, evidentemente, una cantidad igual o mayor sobre el tapete para enfrentarle, millones de hombres muriendo, siendo mutilados y perdiéndolo todo en ese juego que se realiza en una confortable y cómoda habitación donde todo eso está muy lejos, y no me refiero ya a la habitación del militar que es mariscal, sino la del que puso ahí a ese mariscal.

Dicho así a nadie le resulta difícil de entender, porque es la guerra, el problema es que la guerra no es casual, también está provocada por gente con esa mentalidad, gente que sabe lo que va a pasar pero que también sabe no va a tener que ir a morir. Como dijo alguien una vez: “La guerra es una masacre entre gente que no se conoce en beneficio de gente que sí se conoce pero que no se masacra”. Y ahí, en ese otro entendimiento, es como dice alguien “donde la matan…”, porque en el origen de la guerra o de cualquier otro conflicto humano que lleva a la miseria y el desastre para miles o millones siempre esta “La Mente del Mariscal”.

Veamos un ejemplo actual de esa mente: Siria. En Siria hay un ejército llamémosle rebelde (porque es tal el lío que tienen entre facciones de Al-Qaeda y demás que no se puede decir que sea un grupo homogéneo) de 80.000 hombres, esto es, un ejército. España, con el doble de población que Siria, mantiene un ejército de aproximadamente el doble de hombres sencillamente porque no puede pagar más, pero en un país como Siria con la mitad de población y una economía más modesta este ejército “rebelde” tiene la capacidad de mantener ese número. Que nadie piense como parece que alguna vez nos quieren hacer creer que ese ejército esta compuesto de ciudadanos que han sacado sus Kalashnikov, RPG, misiles y demás del armario ropero… Esta gente está armada y preparada militarmente, nadie sin armamento y entrenamiento específico puede enfrentarse a un ejército regular, y este ejército esta pagado por intereses extranjero a los que esas escenas trágicas de muerte cientos y miles en las calles y de ruina para millones no importa. La mente que dirige todo esto es la  “La Mente del Mariscal”, esa guerra no es un accidente ni realmente un levantamiento popular, como tampoco lo fue Libia donde igualmente de la noche a la mañana apareció, según las noticias, un pueblo armado militarmente y preparado para enfrentarse al ejército regular de un dictador… En España tuvimos un dictador mucho tiempo y deberíamos saber que eso no funciona así, pero a muchos les escucho hablar de estas cosas y se lo tragan totalmente, no sólo cebo y anzuelo, sino sedal, caña y hasta carrete, y se lo tragan porque su mente es la del sumiso soldado, alguien que no le cabe en la cabeza tal barbarie.

Esa capacidad de no comprender es la misma que veo en ciertas personas cuando les hablas de la suerte que han tenido los EEUU desde hace más de un siglo que sólo se han visto envueltos en guerras por altos ideales y/o especialmente porque han sido atacados… No voy a entrar aquí en el estudio de todos los ataques a los EEUU que han provocado luego su entrada en guerra, para cualquiera que tenga ganas e interés puede hacerlo con calma y se encontrará con muchas incongruencias en cada caso sin excepción, y si aparece la duda hay un principio básico para comprender cosas que no están claras: “Quién se beneficia del crimen muy seguramente será el criminal”.

Como digo no me voy a meter en detalles pero Irak, la más reciente de estas guerras, ha dejado un saldo económico muy beneficioso para los EEUU y más de un millón de muertos y la ruina total de un país, y cuando digo país piensen en personas como ustedes y yo, gente normal que tiene que ganarse la vida y quiere vivir sin más, porque no todos son locos islamistas dispuestos a volarse por los aires, hay muchos millones más que sólo quieren vivir, pero que tuvieron la desgracia -en este caso- de nacer sobre un pozo de petróleo y una zona geoestratégica de importancia clave … Y todo ello arrancó del pretexto ya conocido de las armas de destrucción masiva que nunca se encontraron y de derrocar a un dictador que ellos mismos habían apoyado en el pasado cuando les había interesado, incluso cuando utilizaba armas químicas que ellos mismos le habían vendido.

La vida de millones para  “La Mente del Mariscal” no importa, por tanto cuando algo debe de hacerse según ciertos criterios se hace, no importa lo que deba de ser, quién deba de morir o llevarse a la miseria porque lo único que importa es el fin propuesto que puede decirse que siempre es económico en su punto final. Luego te venden en las noticias las imágenes bien seleccionadas del desastre de la guerra, las más cruentas y crueles y te señalan un culpable, lo cual conforta la necesidad humana de tener las cosas claras, de tener un culpable y de no tener que romper con el molde educativo y mental que dice que no puede haber nadie tan enfermo que pueda pensar así para haberlo creado, pero no tendrías más que recordar las palabras de un famoso Premio Nobel de la Paz (¿existe mayor ironía y demostración de cómo son realmente las cosas?) como es Kissinger: “Los militares son como animales idiotas y estúpidos, que solo sirven como peones para la política exterior”… Peones en la política exterior, ¿cual es esa política exterior? Pues más claro agua: La guerra, ese gran negocio que genera tanto beneficio.

Pero la  “La Mente del Mariscal” no es sólo una cuestión de guerra, como modo de enfocar la obtención de riqueza a costa de millones es mucho más, está en el día a día de nuestras sociedades, veamos otro ejemplo como el la privatización de lo servicios públicos mas elementales y vayamos a un caso extremo pero muy real para que se pueda entender sin dobleces. En un país si el sistema penitenciario esta al cargo del estado será de interés que la población reclusa sea la menor posible, aunque sólo sea por los costos que supone su mantenimiento, por tanto serán importantes las políticas de prevención de la delincuencia y de reinserción de delincuentes, por el contrario si el sistema penitenciario se deja en manos privadas será al contrario: Cuanto más reclusos más negocio, con lo cual toda política preventiva en ese sentido desaparece, y dado que se da el binomio “políticos-intereses en empresas privadas” que tan bien conocemos es de esperar que si así fuera tendríamos cada vez más delincuencia para que el negocio funcionara y nos encontraríamos con que el ex-político “fulanito de tal” es consejero en el empresa que gestiona esas cárceles privadas… Esto no es algo que se me haya ocurrido a mí, busquen en Internet y verán qué gran negocio son las cárceles privadas en EEUU, hasta cotizan en bolsa, y para que el negocio funcione bien cuantos más presos mejor, o dicho de otro modo, cuantos más delincuentes mejor, y para que haya más delincuentes nada mejor que rebajar el acceso a la educación, a un trabajo digno, a oportunidades y, ya de paso, privatizamos los servicios de seguridad porque, claro, también necesitamos más seguridad… Con lo cual más beneficios también para esas empresas donde, tarde o temprano, también aparecerá algún ex-político con algún cargo suculento. Puede parecer surrealista, pero que alguien me diga que no es así.

Lo mismo pasa con la sanidad: A un servicio público le interesa que el número de enfermos sea bajo, por tanto el estado hará políticas preventivas, a uno privado le interesa que la gente esté enferma, le va en ello su negocio, la enfermedad -que no la salud- es un negocio y a modo de investigación hice este post sobre un hecho reciente que deberíamos tener fresco en la mente, porque cualquier día de estos vista la fragilidad de la memoria de la gente lo van a intentar repetir. Y esto pasa con todo, por ejemplo con la energía: A una sector de la energía perteneciente al estado le interesa no endeudarse y fomentar que la gente consuma menos y, por ejemplo, que tenga paneles solares para no usar más combustibles fósiles que generan más deuda y contaminación, pero si lo que te interesa son los beneficios del sector eléctrico privado no vas a permitir que la gente consuma menos y penalizarás el uso de ciertos recursos como, por ejemplo, los paneles solares…

La mente del marsical 2Todo esto es  “La Mente del Mariscal”, una mente enferma, retorcida y corrupta, incapaz de empatía o de la menor generosidad porque es la mentalidad de una avaricia sin tasa y resulta imposible no ya de comprender, sino de asumir que es la que gobierna nuestro mundo a menos que se haga un esfuerzo mental que es casi un salto cuántico. Sin embargo, cuando la comprendes y bajo su prisma puedes observar el mundo muchas cosas quedan clarísimas, cristalinas, porque de pronto empiezas a comprender cómo y por qué los políticos pueden tomar ciertas decisiones y que no es cierto como dicen que “es necesario”, “no hay otra opción”, “es lo que hay que hacer en una situación como esta”, etc… Todo esto es falso pero lo aceptamos como tal porque, realmente, no somos capaces de comprender que la mente que nos gobierna, la que lleva de la mano a nuestros políticos y sus decisiones, es  “La Mente del Mariscal”.

Y quiero hacer aquí una mención a algo que me llamó mucho la atención recientemente, son palabras de Aznar, persona a la que no presto la menor atención pero que no desprecio el conocimiento al que por su posición ha podido acceder, y que en este caso me hizo enarcar la ceja cuando le oí hablar del atentado de Atocha: “Todo ha sido planificado por una mente implacable y diabólica…”. Piensas en un atentado como ese y sabes que efectivamente es un acto planificado por una mente implacable, diabólica, pero especialmente porque no fue sólo el atentado, sino todo lo qué le siguió… ¿Qué decir de la mente que posteriormente organizó que se limpiaran con agua y acetona los trenes donde se explosionaron esas bombas? Esto impidió reconocer el tipo de explosivo utilizado, aspecto muy importante porque conociendo este explosivo se puede saber el origen del mismo (miren en Internet, el tema te hace ponerte los pelos de punta de la manipulación que ha sufrido); o cómo los trenes del atentado han sido desguazados cuando, si no me equivoco, por Ley en un caso como este no pueden destruirse por ser pruebas; pero en este caso hay más, mucho más digno de ser observado y totalmente incomprensible si no se hace el cambio de chip, porque detrás de todo este asunto está “La Mente del Mariscal”, no es simplemente un atentado como nos han vendido de unos locos o fanáticos (da lo mismo que sean de donde sean porque a los muertos, heridos y sus familiares eso no les cambia nada), es un atentado que tiene un fin para nosotros imposible de comprender, pero cuando hay una organización de principio a fin de este calibre es porque hay algo muy importante detrás aunque, como repito, nosotros no lleguemos a comprender el qué.

Pero  “La Mente del Mariscal” es sólo un modo de proceder debido a una determinada mentalidad que persigue ciertos fines, hay que conocer quién puede utilizar este proceder, quién es afín a este modo de pensamiento y para esto nos tenemos que ir a “Los Matones de Patio de Colegio“.

 

Anuncios

Un comentario el “La Mente del Mariscal

  1. Verdades, no dices más que verdades..
    Pero La mente del Mariscal, jamás deja pruebas. Tiene muchos matones que hacen el trabajo sucio, por sucio que sea.
    Estos matones ocupan cargos muy importantes y visten de Armani, tienen una “pose” exquisita.
    Ahora han recibido…gracias a los servicios prestados,todo tipo de paraísos.
    España , estuvo siempre en la retina del ojo del Mariscal.
    España es pionera en crisis y atentados, La Guerra Civil Española, fue un ensayo previo .
    Hay demasiados intereses en mantenernos en la más absoluta ignorancia.
    Muchas gracias, porque gracias a personas como tú , la luz entra en nuestras casas, lo siento por el equipo de Sálvame!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s