Un Pleno de Ayuntamiento… Como es Abajo es Arriba

Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba

Hay un principio hermético que dice que como es arriba es abajo, como es abajo es arriba y hace poco tuve la experiencia directa de que es un principio que es real, porque acabo de ver que las costumbres que observas en la política nacional también las puedes ver reflejadas a pequeña escala en un ayuntamiento, pero tal vez sea al revés, la realidad del gobierno del país es el reflejo de lo que sucede en un pequeño ayuntamiento.

Digo esto porque me han invitado a un Pleno de un Ayuntamiento en el que se debatían los presupuestos y el resumen breve, muy breve, de lo que observé es lo siguiente:

  1. La falta, por parte del equipo de gobierno, de preparación de esa reunión. Tienen tanta seguridad en su mayoría y en su capacidad para aprobar su presupuesto que este tiene hasta errores de bulto.
  2. No hablemos ya de llenar ese presupuesto de previsiones de gastos que años anteriores no han sido ni de lejos gastados y que permiten, una vez aprobados dichos presupuestos, jactarse de invertir en acciones sociales que luego no van a parte alguna porque previsiblemente, tal como años anteriores, no se gastaran.
  3. Hacer un presupuesto en base a aspectos -por ejemplo- como unos ingresos por multas de tráfico por un importe absolutamente aberrante en comparación con datos contrastados al día de hoy de otros ayuntamientos; esto es algo que movería a risa si no fuera por lo grave que esa mentalidad represora representa.
  4. Seguir con un aumento de la presión fiscal en sus diversas formas muy superior al aumento de ingresos de los ciudadanos.
  5. Gastos sin sentido, como aumento de personal dependiente del Ayuntamiento que crea un gasto muy elevado e injustificable en un momento de ajustes y recortes para todos, menos para los mismos de siempre.

Como digo este es un resumen breve, pero vamos a ver cómo responden a estas cuestiones desde el equipo de gobierno por ello la he numerado:

  1. Cuando les señalas algún error en vez de aceptar ese error, aunque dicen que “bueno, yo también me puedo equivocar” y hacer lo que se debería de hacer que es pedir perdón por ello, arremeten al mejor estilo del congreso con el “y tú más”, de pronto sale Zapatero y todas las zarandajas de quién es el culpable del paro y de la situación del país. Para oír esas burdas manipulaciones no necesito ir a un pleno de un ayuntamiento, me basta encender la TV y ver las cadenas oficiales o escuchar, como digo, a sus “señorías” en el parlamento decir siempre las mismas cuentos y no pedir JAMÁS ni una sola vez perdón por sus múltiples y abundantes errores, y eso lo observas cuando ves cómo se expresa el alcalde, con una soberbia y suficiencia indigna de alguien cuyo fin es, teóricamente, el servicio público, nadie al servicio de la mayoría puede jamás expresarse con tanta soberbia… Este es el primer como es abajo es arriba.
  2. Hay un discurso por parte del poder reinante hoy en España, así como en otros países de la misma tendencia, donde a todos les importa mucho de boca el bienestar de la gente, pero a la hora de la verdad el único bienestar del que se ocupan y que se demuestra con hechos es el de los propios políticos y de su real grupo de patrocinadores y a los que obedecen porque son su pan para mañana. Así, a nivel estatal, tenemos lindezas tales como castigar el autoconsumo de energía eléctrica -paneles solares- y el ahorro haciendo leyes en pro y beneficio de las compañías eléctricas, a pesar de que a todos -menos a los que nos gobiernan y sus amigos- nos conviene ahorrar y gastar menos en combustibles fósiles. En este pleno de ayuntamiento observas lo mismo, hay partidas de gastos que ves claramente que siguen estando sin control y a dedo y, lo peor, partidas pensadas y aprobadas en años anteriores para ese bienestar que han sido conservadas virginales, no se ha tocado nada de ellas, ¿por qué? ¿Incapacidad para ejecutar sus propios compromisos? ¿Falta de voluntad real de gastar en el bienestar de la gente y sólo recaudar? Que cada cual saque sus conclusiones, yo no sé tanto de política como para ello, pero esta es para mi la segunda confirmación de que como es abajo es arriba.
  3. Lo de las multas de tráfico directamente me estomagó. La obsesión recaudadora del estado sobre los que menos tienen es de sobra conocida, pero basar una partida muy importante de su presupuesto en el acoso a los ciudadanos a base de lo que es represión pura y dura no tiene sentido y más cuando con datos contrastados en la mano de una ayuntamiento diez veces mayor llegas a conocer que dicho ayuntamiento recauda por este concepto poco menos de un cincuenta por ciento más que lo que se estima se va a recaudar. El baile de cifras en cuanto puedes contrastarlo es lo mismo que en los presupuestos generales de Estado, luego no se cumplen pero no porque se hayan producido circunstancias que lo impidan, sino porque nunca pudieron producirse. Tercera confirmación, como es abajo es arriba.
  4. Me asombró oir como la presión fiscal tenía una tendencia al incremento del 20 por ciento, no tengo datos para contrastarlo, pero debo fiarme de lo que ahí se expuso y que el equipo de gobierno no rebatió. El IBI, entre otros, sigue aumentando y en este ayuntamiento puedo decir que una propiedad inmobiliaria que hace cinco años costaba casi cuatro cientos mil euros hoy se vende en torno a la mitad, si se tiene la suerte de venderla, ¿tiene sentido tanto aquí como en otros ayuntamientos que el Impuesto de Bienes Inmuebles suba? Pues tiene sentido porque la presión fiscal, especialmente sobre los ciudadanos de a pie, es lo que no ha dejado en este país de aumentar y no va a cesar de aumentar. Cuarta confirmación, como es abajo es arriba.
  5. De pronto te enteras que quieren aumentar unos empleos que dependen del ayuntamiento y el único argumento del alcalde es preguntar a la oposición si no quieren unos servicios mejores, que él sí quiere servicios mejores para su ayuntamiento. Vamos a ver… El argumento es tan insensato que a nadie que razonara así le deberían permitir tener un cargo público. Es como si, por ejemplo, un hijo le fuera a su padre y le dijera que le comprara un mercedes porque ¿”acaso no desea él lo mejor para su hijo”…? Hay que saber si se puede o no se puede… Aquí, a nivel estatal, hay cosas como la “dignidad del cargo” y todas sus prebendas y sinecuras, hasta los coches oficiales, que entran en este pensamiento demencial. Por supuesto que todos queremos mejores servicios, pero quedan saber dos cosas fundamentales: ¿Son absolutamente necesarios? ¿Hay dinero para ello? Si lo son debe buscarse el dinero aunque no se tenga, pero si no lo son y el dinero es escaso no deben abordarse; este es un principio que hasta la más humilde e inculta ama de casa (digamos amo de casa también para que nadie se ofenda) conoce. ¿Por qué entonces un cargo público de esa responsabilidad lo ignora…? Fácil, porque dispara con pólvora del rey, no es su dinero y lo que más le importa por lo que se deduce es tener gente adicta que le deba favores, una vez más y por quinta vez, como es abajo es arriba.

Esto es un resumen muy breve de lo que observé por parte del equipo de gobierno, de quién planteaba el presupuesto. Realmente puedo decir que estaba pasmado, el hecho de haber trabajado por muchos años para una multinacional cuya facturación superaba con mucho el presupuesto de ese ayuntamiento me mostraba a las claras que esa actitud sería absolutamente incompatible con el principio más elemental y básico de gestión empresarial, que si tuvieran que presentar esas cuentas y con esa falta de preparación al CEO de dicha empresa no durarían en ella ni siquiera dos telediarios y que sino, a pesar de ser una empresa solvente, la arruinarían.

Quizás ciertas personas puedan tener mucha capacidad para las relaciones públicas y venderse, por ello dichas personas en las empresas se suelen poner de vendedores, pero para gestionar importantes cifras de gastos e ingresos se pone a alguien que pueda tener otras cualidades y capacidades de gestión que aquí, de forma demostrada y clara, yo no encontré. Mientras le miraba me imaginé a ese alcalde como un cargo de una empresa seria y soltarle al CEO la misma soflama para validarse, arguyendo la pésima gestión de otros departamentos de la empresa (léase otros ayuntamientos dirigidos por la oposición) o contándole como en un pasado otros habían provocado ciertos problemas, y a duras penas podía contener la risa porque ese “y tú más” es absolutamente inconcebible en el mundo de la empresa, en el mundo real de los resultados y la eficiencia… Recordé a algún CEO o directivo de los serios -no muchos de esos que ves que pululan por ahí alrededor del orbe del poder y que difícilmente podría siquiera organizar su propia agenda- e imaginé la cara que se les pondría frente a una actitud y explicaciones tan peregrinas, y a ciencia cierta sé que todo lo más que le dirían, con rostro pétreo y voz de hielo, sería: “Pase usted por personal y que le preparen el finiquito”. Y esta no sería “una indemnización en diferido en forma de simulación de… etc…” Sino pura y llanamente un despido fulminante con todas las de la ley y más que justificado.

Una vez más, como es abajo es arriba… La asistencia a este pleno me muestra claramente que el problema en nuestro país arranca de muy abajo, que no es que el gobierno sea lo que ustedes quieren que sea, que a buen seguro y visto el día a día lo será, sino que realmente nuestro problema arranca de mucho más abajo, pero también observé otras dos cosas:

  1. Que hay personas que realmente se esfuerzan y dedican tiempo personal que ni de lejos está compensado económicamente para analizar la información que el Ayuntamiento les remite, lo cual es muy meritorio y digno de respeto, y más especialmente cuando escuchas las quejas de la oposición en cuanto a la falta de información y las condiciones en que esta les es entregada, algo que conocemos también de otra forma por parte del Estado que nos da una información limitada y sesgada y que cuando hace una ley de trasparencia debería hacer una ley para hacer transparente la ley de transparencia.
  2. Que hoy todavía hoy en España vive el espíritu del cacique. Digo esto porque tienes la desgracia de tener que oír como un miembro de esa oposición hace un detalle de una serie de actuaciones de la policía local contra él y su partido que tienen todo el aspecto de provenir directamente del partido en el gobierno del ayuntamiento; evidentemente esto no puede decirlo ni lo dice tal cual, pero los que estábamos ahí si que lo entendemos así especialmente cuando vemos la sonrisa que a duras penas y bajo la mano trata de disimular el alcalde, o la sesgada de algún otro miembro del equipo de gobierno. Esto no es fácil de ver porque en los momentos de la exposición de los hechos la tendencia es mirar a quién habla, pero si prestas atención al resto del escenario estas cosas no pasan desapercibidas y, realmente, ¿a alguien se le ocurre que un funcionario público de motu propio tome decisiones que pueden calificarse como acoso sobre alguien? Como digo, no puede formularse una acusación legal contra nadie con esto, pero la certeza -que no la duda- queda en el aire de forma clara: El caciquismo sigue reinando. Y por una razón muy clara: Si en un pleno se hace una declaración como esa lo mínimo es que en ese mismo momento el responsable de la policía local, y sino el alcalde, reclame los detalles y los nombres de los agentes que llevaron a cabo ese tipo de actuaciones, deberían demostrar un claro y contundente rechazo por ese tipo de actuaciones porque sino, lo que queda claro, es que o sabías de esas actuaciones y no has hecho nada y/o estás de acuerdo con ellas, pero no, se quedaron tan frescos… ¿Hay otra opción en la que pensar? ¿Y se dan cuenta como se le queda el cuerpo a un ciudadano de a pie sabiendo que así puede proceder la policía local contra un político y su partido? ¿Qué no podrán hacer contigo entonces esa clase de elementos en este entorno supuestamente democrático?

Este espíritu del cacique lo ves en esa idea tan manida de que como alguien ha sido elegido democráticamente ahora tiene el derecho a hacer lo que le dé la gana, desde hacer todo lo contrario que prometió en su elección hasta un bulevar de ocho millones de euros cuando los servicios básicos de pocos miles de euros para el barrio se eliminan, pero si los vecinos protestan porque su oposición al proyecto no es escuchada entonces lo que sucede es que están pervirtiendo y destruyendo la democracia… ¿Quién pervierte la democracia? ¿Quién no escucha a los ciudadanos, su interés y su voluntad y quiere imponer la suya contra viento y marea lanzando contra ellos la policía (algo parecido al ejemplo arriba citado) o quién intenta ser escuchado, le lleve esto donde le lleve, por políticos sordos excepto a su propio interés u otros más oscuros? ¿Se dan cuenta que esta es una forma de pensar propia del más genuino y fascista dictador? En fin, nos habíamos hecho la ilusión de que la extrema derecha en España no existía pero era sólo un espejismo, como las cosas mejor escondidas estaba a la vista, sólo hacía falta que llegara el momento adecuado para que brillara en todo su esplendor.

El caciquismo no ha muerto en España, sólo ha cambiado de faz porque el caciquismo es sólo “aquí se hace lo que a mi me da la gana porque estoy legitimado por la razón que sea”. Antes eran los antepasados ahora son unas votaciones donde de buena fe la gente participa para luego ser engañados de la forma más vil. Así, y para evitar toda oposición, se hacen leyes que pretenden que la gente no pueda decir “esta boca es mía” y se hace que las fuerzas policiales no trabajen en pro de la seguridad de todos, sino en pro de defender los intereses partidistas de quién en ese momento esté en el gobierno, no importándoles hacer lo que haga falta para justificar sus actuaciones, ¿recuerdan ustedes el 25-S y el policía infiltrado descubierto? Como es abajo es arribaLos caciques son así, no son más que otra versión de los matones de patio de colegio y no les importa hacer lo que haga falta para mantener y justificar su poder.

En fin, asistir a un pleno de un ayuntamiento es una experiencia que recomiendo porque te pone en tu sitio respecto a lo que realmente es España, nunca un principio hermético o espiritual me ha quedado tan claro, aunque en este caso al revés:  Como es abajo es arriba, como es arriba es abajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s