Los Cuentos de la Pensiones y sus Problemas (2/3)

 

En el anterior post he hablado de las Pensiones tratando de analizar lo que nos cuentan sobre este asunto y nos repiten hasta la saciedad, lo cual hacen siguiendo a pie juntillas el principio que se atribuye a Hitler: El pueblo creerá con más facilidad una gran mentira que una pequeña; si uno se la repite con bastante frecuencia, tarde o temprano el pueblo la creerá.

Habíamos visto los dos primeros puntos y nos queda el 3 y 4, y dejaré las conclusiones para un post posterior:

1. ¿A qué es debido ese aumento longevidad y de mejor estado físico a mayor edad?

2. ¿Perspectivas futuras de este “hecho”del aumento longevidad y de mejor estado físico a mayor edad?

3. ¿Interés del mercado en mantener personas de más edad en empleadas?

4. La productividad vs Beneficios.

3. Interés del mercado en mantener personas de más edad en empleadas.

Se da por hecho que vamos a seguir teniendo cada día más longevidad y mejor estado de salud, cosa que como hemos visto no tiene por qué ser cierta si las condiciones que lo propiciaron se modifican, así que la solución fácil de que la gente trabaje más años no funcionará a medio plazo, pero además se dan otras condiciones en su contra:

Las empresas no quieren personas a partir de cierta edad y el gobierno no hace nada para corregir o ayudar a corregir este grave aspecto. Esto, a modo de puro ejemplo, se puede ver que en la reciente y fallida privatización de la Sanidad de Madrid, porque una de las primeras cosas fue el retiro forzoso de médicos que habían aceptado alargar su vida laboral hasta los 70 años, siendo quizás esta una de las pocas profesiones que puedan justifica un alargamiento como este al día de hoy, no obstante los que iban a ser los nuevos propietarios rompieron los acuerdos y decidieron que debían jubilarse.

Las empresas no contratan a personas a partir de cierta edad, y cierta edad no son 60 años, ni siquiera cincuenta, con apenas poco más de 40 años ya no interesa dicha persona, por altas calificaciones que tenga a menos y excepto que haya tenido alguna involucración política -ya sea directa o indirecta- en el pasado que lleve a que se le deban favores y, de paso, de esta forma se incentive a los actuales políticos y acólitos a seguir en la misma línea de tomar decisiones que favorezcan a determinadas empresas.… Entonces, ¿qué hay detrás de esta insistencia absurda en que la gente se jubilé más tarde? Sólo y simplemente el no pagarles y pagarles lo menos posible.

pensiones8Pero seamos realistas: ¿De verdad se pretende que tengamos conductores por las carreteras manejando camiones con 67 ó 70 años? No digo que algunas personas no puedan hacerlo, ¿pero quién valora esto cuando hay tanto interés en que las personas sigan “al pie del cañón” hasta el día antes de morirse? Quién dice camiones dice transporte en general, construcción, mantenimiento de todo tipo, vigilantes, etc… Es ridículo, pero el argumento sigue en boca de cualquiera de esos tertulianos que tienen, por su parte, la esperanza de que la modificación de las leyes en ese sentido les mantengan en el papel de voceros de cosas que no tienen sentido, pero que no requieren esfuerzo alguno especial, en este caso su falta de coherencia personal e intelectual sólo les deja a la altura del betún, entiendo su egoísmo, pero deberían tener más ética, si es que tienen cerebro para tenerla…

4, La Productividad vs Beneficios

Hay una cantinela que de tanto repetirla a mí ya me aburre, pero me aburre porque me he dado cuenta de la gran mentira que es. En todo el entramado económico actual una de las cosas que más se repite es la productividad… Señores, no es productividad, son beneficios. Es como: ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? Pues eso mismo, no nos vendan esa moto.

Si hoy observas la sociedad te darás cuenta que nunca hemos sido más productivos que ahora. Para montar la oficina de un negocio hace unos veinticinco años o menos era necesario por lo menos una secretaria y/o un administrativo, además de tu propio trabajo, hoy puedes hacerlo tú solo sin problemas; no hay más que recordar cuando se tenían que hacer las facturas, a máquina y con papel carbón y luego meterlas una a una en sobres, pegarles sellos y llevarlas a correos, hoy las lanzas todas al mismo tiempo y normalmente hasta ni siquiera en un porcentaje cada vez más creciente las envías por correos, de hecho hay empresas que ya no envían una sola factura por correo. Entonces te podías pasar un día o un par de días haciendo facturas o más, hoy es cosa de minutos y no lo haces tú realmente, si tienes el programa de facturación adecuado sólo tienes que darle a la tecla correcta y salen todas seguidas, no es que no haya que hacer trabajo alguno, es que se ha reducido exponencialmente.

No hablemos ha de hacer “mailing”, de tener la oportunidad de las video conferencias… Hoy lo que hace treinta o veinte años incluso hacían tres personas puede ser hecha por una sola sin demasiado problema. Luego la productividad de ha multiplicado por tres o más en este caso, pero en otros mucho se ha multiplicado aún por mucho más.

Es cierto que en ciertas profesiones este aumento ha podido ser más difícil o casi nulo, imaginemos el conductor de un autobús, quizás no haya podido aumenta mucho su productividad, aunque sí porque en el pasado eran dos personas las que iban en el susodicho autobús, el conductor y el cobrador. El camarero no ha podido, excepto si gasta menos tiempo gracias a un lavavajillas limpiado vasos, aumentar mucho su productividad, pero en la mayor parte de las áreas productivas y de servicio este aumento de la productividad ha sido simplemente brutal.

Miren el vídeo de cómo hoy se tienden vías férreas y traten de imaginar por cuanto se ha multiplicado la productividad de los empleados que están involucrados en esa tarea.

p5f1_20100122sp_0154_fullscreenEvidentemente la productividad hoy no debería ser un problema, y de hecho no es un problema real, el problema es el mantenimiento de los beneficios y su incremento “ad infinitúm” por parte de las grandes corporaciones empresariales, porque la mayoría de los propietarios las PYMEs que se frotaron las manos estúpidamente cuando empezaron a hablarles de reducción de salarios y demás lindezas hoy están viendo el precio que ello supone para ellas: Por una lado por ser plebeyas no se están beneficiando de las mismas condiciones fiscales que las grandes empresas que en España (que andan sobre el 7%) como en otros países que son quienes menos pagan, e incluso a veces lo que pagan es ridículo, ni tampoco por otro lado pueden competir con lo que se llama economías de escala ni irse la mayoría a producir al Tercer Mundo, además de que dependen para su sobrevivencia de sus vecinos, de una clase media con la suficiente cantidad de recursos como para que adquiera sus productos, pero si ellos mismos a sus empleados les pagan menos y les ofrecen inferiores condiciones laborales, ¿de donde va a salir el dinero para mantener su negocio en marcha?

Como digo no he encontrado ningún estudio, quizás lo hay, que muestre que esta multiplicación de la productividad por parte de la clase asalariada genera un nivel de riqueza infinitamente superior que hace veinte o treinta años, esa riqueza debería ser expresada en un ratio que mostrará la evolución a lo largo de los años que los asalariados han aportado a la generación de riqueza, este ratio ha debido incrementarse de forma brutal pero yo no he encontrado datos sobre ello y es importante porque -como decía antes- si en el pasado necesitabas tres personas o dos para mantener un pensionista si este ratio se ha multiplicado por tres o por diez, que no lo sé, el significado está claro… Pero de esto nadie habla.

Esta riqueza es la que debería y podría mantener pensiones y otros beneficios sociales, pero si esa riqueza que ha ido aumentando con el paso de los años debe de ser engolfada en algún otro puerto ajeno al del interés general entonces no hay nada que decir, por mucho que trabajemos, por muchas horas que le metamos, por mucho que hagamos nunca nuestra productividad será suficiente porque no sirve al fin teórico de un mayor bienestar general, sino al interés real de unos beneficios en manos de pocos, muy pocos… Y así no hay pensiones, sanidad, salarios dignos ni nada de nada que pueda no ya sostenerse, sino siquiera sobrevivir.

Evidentemente, y de eso no hay discusión posible, si comparamos nuestra productividad (o sea nuestra capacidad para producirles beneficios y riqueza) a los ojos de empresas que fabrican en el Tercer Mundo está claro que no somos competitivos porque no les hacemos suficientemente ricos, veremos el día que logren que seamos competitivos según su vara de medir quién va a comprar lo que fabriquen…

Seguiremos con las conclusiones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s