Homofobia, islamofobia, xenofobia y otras estupidofobias…

IMG_0558Si algo está claro, para cualquiera con mediana inteligencia, es que los poderes políticos y económicos saben como utilizar el marketing y la publicidad, no en vano han invertido mucho en prensa, radio y televisión (el 85% de todos estos perteneces sólo a seis grandes grupos, que evidentemente no son ONGs, sino negocios), y una de las bases para una buena manipulación de la gente, su objetivo, es manipular el lenguaje.

Así, crean soflamas que no tienen ningún sentido, pero que repetidas lo suficiente y con el suficiente griterío se convierten en algo con aparente sentido. Por ejemplo, en estos días pasados vi un eslogan que suena bien: La diversidad nos hace iguales… ¿En serio? ¿Desde cuando…? Esto, para cualquiera que lo analice carece de sentido, pero lo veremos más despacio, porque está visto que nadie se para a pesar lo que repite como loros, basta con que suene bien, aunque sea la mayor tontería que pueda imaginarse.

Y dentro de esta manipulación está lo políticamente cínico correcto… Hay cosas que no se pueden decir, por muy ciertas que sea, o hay que decirlas de una forma determinada que se ajuste a lo que conviene a ciertas ideas, esto es: Cierta manipulación de la verdad.

Una de estas manipulaciones, es el uso de ciertas palabras con cierta fuerza por si mismas en un contexto falso, o sea se distorsiona el significado original de las palabras para usarlas como armas, y una de estas es la palabra fobia.

Veamos lo que es fobia según el RAE, no según el criterio particular de vaya usted a saber quién:

1. f. Aversión exagerada a alguien o a algo.

2. f. Psiquiatr. Temor angustioso e incontrolable ante ciertos actos, ideas, objetos o situaciones, que se sabe absurdo y se aproxima a la obsesión.

O sea, que es una aversión exagerada, temor angustioso e incontrolable, antes ciertas cuestiones que se saben absurdas y se aproximan a la obsesión. Esto es fobia, si lo que se siente por algo no está en este punto no se le puede llamar fobia, y puedo decir, además, por mi proximidad con la psicoterapia, como son las fobias.

Hace años traté una persona con fobia a las serpientes, ¿qué significaba esto? Que ni siquiera podía ver serpientes en televisión, era una aversión total, un temor irracional, aunque supiera, como el caso del televisor, que el peligro era nulo, así son las fobias, eso es una fobia y no otra cosa.

Por tanto, el uso de “palabrejas” como islamofobia, homofobia, xenofobia o cualquier otra xxxxxfobia son simplemente manipulaciones del lenguaje, pendejadas que dirían en ciertos países.

No son ciertas, son usos ridículos y malintencionados, porque a quién se les aplica no tienen para nada ese miedo irracional, ese temor angustioso e irracional hacia aquello de lo que se les acusa. El que no te guste algo no te hace fóbico a ese algo, incluso si te molesta su presencia: El que no te guste el olor a repollo ni tampoco comerlo, no significa que seas repollofóbico, ¡sólo es que no te gusta el repollo e incluso no soportes su olor! Pero ni le tienes miedo irracional o temor angustioso…

Visto así, ¿no es ridículo ese uso? Lo es, excepto que alguien quiera con ese adjetivo tacharte negativamente, hacerte de menos, colocarte en una discusión desde los inicios en una posición de inferioridad, nada más. Y tú, queriendo no parecer algo tan malo intentas explicarte, excusarte, cuando lo que tendrías que hacer es directamente decir no, esto no lo soy simplemente porque no corresponde el uso que haces de esa palabra a la verdad, estás mintiendo y sabes que mientes, o si no lo sabes es que realmente eres una persona con serias limitaciones culturales.

Alguno dirá que simplemente es una aversión exagerada, pero… ¿es esto siquiera cierto? Ahora lo vemos, pero hay una guinda a esta tarda que ponen: Incitación al odio…

O sea y resumiendo: Te acusan utilizando un término falso y, además y basándose en algo falso, te dicen que incitas al odio. ¡Genial! Los políticos en nombre de sus jefes, los poderes económicos, y al servicio de sus planes han logrado lo imposible: La cuadratura del círculo.

Y para demostrarlo vamos a ver algunos ejemplos, pero son sólo algunos, cualquier cosa que se quiere manipular se le pone la coletilla de fobia y adelante, a denostar al que se opone a tu chifladura:

Xenofobia

Hace un tiempo, muy cerca de donde entonces vivía, la embajada de un país de norte de Sudamérica convocó a sus ciudadanos residentes en Madrid (o España) a acudir a la misma por no sé qué razón. El resultado es que un entorno limpio se transformó en un basurero. No porque no hubiese papeleras, sino por el propio carácter de esas personas. Los parques cercanos de convirtieron en algo parecido a los del botellón, pero a diario y a todas horas. Para terminar de darle el punto, un día me despierto a las cinco de la mañana a ritmo de música a todo volumen.

Este es el caso: ¿Soy xenófobo por decir esto? Pues seguramente para más de uno sí, falta de comprensión, de empatía o… Vaya usted a saber porque el mero hecho de protestar contra el comportamiento de un extranjero es xenofobia.

Pero, un momento… ¿Qué pasaría si estuviese protestando por las fiestas de los alemanes o ingleses borrachos que asolando nuestras costas? ¿A qué no se me acusa de xenófobo, sino que se me reconoce que son unos impresentables a los que hay que limitar en su comportamiento? ¿Por qué?

En cuanto dices algo contra alguien que es extranjero, pero ese extranjero no es de un determinado entorno como el mencionado, la acusación es xenofobia, eso lo sabemos bien, y te lo dicen gritando, cuando en realidad y demasiado a menudo, el xenófobo es aquél que te lo está espetando a la cara. Es como el racismo, sólo parece que los blancos son racistas, pues no, los negro también son racistas y no poco.

Islamofobia

Esto sí que es un punto… No nos andemos con rodeos, para el buniesta giliprogre y dado como me manifiesto soy islamófobo, no hay la menor duda. No importa que haya tenido amistad y haya tratado con musulmanes con toda tranquilidad, tanto hombres como mujeres, no importa que a mi la religión de alguien en realidad me importa un bledo, ya que valoro otras cosas, no importa nada, seguro que para los buenitas giliprogres soy un incitador al odio.

imagesY esto tiene su razón de ser: Rechazo el discurso al uso, por necio y estúpido, como rechazo la tontuna enfermiza imaginar la integración de algo que sé que –tal como está llegado a nuestras fronteras– no quiere integración, porque la verdad es que no les interesa más que aprovecharse de lo que estas sociedades les ofrecen y que sus sociedades de origen no han sido capaces de darles, ¡ni ellos han sido capaces de reclamarles! Porque no han tenido el valor de plantarse y pedirlo, aquí se ponen muy gallitos, pero allí fueron incapaces de luchar por ello, sólo vienen a vivir por la cara, y si no se lo das, la montan, esa es la única verdad: Alemania: el 93% de los invasores vive de ayudas sociales

 

El tema es tan estúpido que en Alemania o Dinamarca han llegado a aceptar el matrimonio de los musulmanes que han llegado a sus fronteras con menores. ¿Os dais cuenta? Imaginemos que soy un pedófilo, o imaginen que soy un maltratador que me gusta pegar a las mujeres, pues fácil: Me hago musulmán. Así que salgo corriendo a la primera mezquita que tenga a mano, me hago musulmán y a partir de ese momento a follarme a niñas y a pegarlas a ellas o las mujeres porque “son mis costumbres”, es “mi religión”…

Europa toma los primeros pasos para legalizar las violaciones cometidas por musulmanes

Puede parecer exagerado, pero así es con los que llegan, así va a suceder un día con los que están, ¿o me van a a decir que no va a pasar? De momento en esos dos países dejan que los que llegan casados con menores sigan con ellas, conviviendo normalmente, pero en un futuro muy próximo el paso siguiente está claro: Celebrar esas bodas ahí mismo.

Exponer esto, oponerse a que las leyes –pensadas y elaboradas teóricamente para hacer una sociedad más justa, proteger a los niños, mujeres o incluso a nuestros animales domésticos– se plieguen a su capricho, se plieguen a su falta de respeto a todo ello porque son sus costumbre es absurdo. Es tenerle que dar una patada hacia atrás de siglos en lo que hemos llegado a lograr, y que aunque esas leyes y su aplicación no perfectas sí desde luego más justas, llegando hasta la estupidez de tener que vestirse a su gusto, o no poder siguiera utilizar una piscina comunitaria o una playa de forma natural,  decir todo esto y exponer su sentido medieval de la sociedad, es islamofobia, es incitación al odio. ¿No es de locos?

¿Donde hay aquí ese miedo irracional, ese temor angustioso e irracional hacia aquello de lo que se les acusa, o simplemente es una aversión exagerada? Para nada, observas la demencial pretensión de nuestros políticos y dices no, simplemente no, nada más que no… Esto si lo dice una mujer y sigues insistiendo es delito, ¿por qué no es delito por parte de nuestros políticos esta violación de nuestros derechos, cuantas veces hay que decir no?

Porque es de locos, es de locos aceptar ese sentido retrógrado, sólo porque los poderes económicos están interesado en importar lo que esperan sea en un futuro mano de obra barata. Porque de momento cuestan más de lo que aportan, pero como no lo pagan ellos ni los soportan ellos pues… Qué importa, ¿verdad? (Esto no es nuevo, pero por ahí van los tiros: ‘Apartheid’ en la piscina francesa).

Así que si te opones, o expones la barbarie manifiesta de estos recién llegados, ellos sacan las armas a su disposición y te acusan formalmente de islamofobia e incitación al odio.

Homofobia

Quiero incluir esto aquí porque es otra cosa que mueve a risa. Es cierto que en un pasado los homosexuales lo han tenido muy difícil y era necesario “normalizar” su situación en la sociedad, darles respeto. Pero de ahí a la ideología de género hay un abismo tan grande que si absurdo era la situación anterior, más absurdo aún es esta situación.

19875495_1802044356477058_4739154389572110429_nNo quiero ahondar mucho en este caso, pero en mi caso no he participado en ningún de los actos del Orgullo Gay, que ahora es el Orgullo de todos no sé bien por qué, pero que yo no siento como tal, ¿soy homófono por ello? Pues seguro que sí, especialmente porque a mi las “locas” y las de las “plumas” siempre me han producido rechazo, no me parecían normales, por la sencilla razón que no he conocido en toda mi vida mujer alguna que sea tan exagerada en sus expresiones y forma de hablar, no me parece natural, siempre he pensado que la persona no debía estar muy bien de la azotea, pero vamos, que todo el mundo tiene el derecho a manifestarse como quiera, y yo tengo el derecho a que no me guste, ¿o no?

Por supuesto esto es homofobia, seguro, a pesar de que tengo amigos homosexuales y me he relacionado toda la vida normalmente con ellos, a pesar que de incluso no puedo evitar cuando me encuentro con uno de estos amigos abrazarlo, porque me parece una persona extraordinaria, eso no importa, seguro que soy homófono por lo que he dicho, ¿pero sabéis una cosa? Los propios homosexuales rechazan a esas locas y plumas, ¿son entonces esos homosexuales homófonos? Pues parece que sí, lo cual es ridículo, es otra absurda cuadratura del círculo: ‘Plumofobia’, así es la homofobia entre gays que se multiplica en Internet, como vemos se le pone la estúpida coletilla a todo.

No quiero extenderme aquí, pero la ideología de género es lo más demencial que se le ha podido ocurrir a nadie, carece de base científica, las pruebas de su validez han sido falseadas, y su finalidad es turbia y, sin embargo, es lo que los partidos que dicen ser de izquierdas quieren imponer, lo que viene a demostrar que en realidad no trabajan para la sociedad, sino para otros intereses. Y por si había duda, los partidos de derecha se apuntan a ello, porque al fin y al cabo alguien ha hecho el trabajo sucio de introducirlo en la sociedad, ellos pueden justificarse ante su electorado de es fuerte tendencia social que no puede pararse… Falso.

RESUMIENDO

¿Existe en cualquiera de esos casos ese miedo irracional, ese temor angustioso e irracional hacia aquello de lo que se les acusa o simplemente es una aversión exagerada? Para nada.

Existe un rechazo muy racional, y cuanto más sabes del caso, más racional se vuelve porque te carga de razones. Sin embargo, los políticos, desde los ayuntamientos a los órganos estatales, llevan todos la misma música y letra: Islamofobia, homofobia, xenofobia o casi todos juntos a la vez salvo alguna excepción, porque claro, mezclar islamofobia y homofobia es imposible, ya que los musulmanes cortan el cuello a los homosexuales… ¿Qué pasará cuando le corten el cuello a un homosexual o lo violen en uno de nuestros países? ¿Sus costumbres…? Pues es tal la hipocresía de estos grupos —supuestamente reivindicadores de libertades— que no dicen ni pío, como las feministas, incluso hasta les apoyan. En otras palabras, patrocinan y apoyan los que están deseando, en nombre de su superior visión del mundo, ser sus verdugos. ¿Quién, qué y cuánto les pagan por tamaña traicion…?

¿Os dais cuenta de lo absurdo del discurso buenista y que han dado en llamar, con razón, giliprogre…?

Puntos de conexión entre estos grupos:

Hay algo curioso y son los puntos en común que tienen todos estos grupos, y que se defienden todos ellos acusando a quién señale sus incongruencias con la etiqueta de fobia:

1. Su inmensa soberbia, prepotencia: Se sitúan en una posición donde nadie puede juzgarles, ellos están por encima de toda crítica, ya sea por la razón que sea, pero ellos están por encima de eso y lo peor… Los demás, aunque sean mayoría, deben adaptarse a ellos y plegarse a su modo de entender el mundo.

2. A la par del punto anterior, quizás incluso paradójicamente, es el victimismo. ¿Necesitamos ejemplos? Es curioso cómo logran combinar por un lado ese “sacar pecho” indignados porque son víctimas pero, al mismo tiempo, exigir que los demás se plieguen a sus puntos de vista, es lo que he venido en llamar El Neo-Fascismo – O la Ley de las Minorías.

3. Nadie más que ellos pueden reclamar lo que pretenden en el punto 1 y 2, que los demás se plieguen a su peculiar visión del mundo y forma de actuar y, a la vez, tratarles como víctimas. Para que entendamos lo que quiero decir y a modo de ejemplo lo que decía más arriba: Un negro no es racista nunca, un blanco sí.

Tú, como laico, por ejemplo, no puedes pretender, ¡cómo se te ocurre!, que no te fuercen a aceptar algo que sabes es injusto, indigno y hasta inmoral, pero no digamos ya para el que es cristiano, ese lo lleva aún peor, porque tal como se ha visto pueden hacer lo que sea con los símbolos que para él son importantes, y no serán defendidos jamás por el político buenista giliprogre, sabiendo bien que es una injusticia absoluta, porque eso no se toleraría con, por ejemplo, el Islam… Si sólo un mínima parte de lo que se ha hecho con los símbolos cristianos se hubiese hecho con el Islam, ya tendríamos las calles llenas de manifestaciones de desagravio y contra la islamofobia, la xenofobia, la incitación al odio y estas otras perlas de manipulación que se han inventado para imponernos, a base de amenazas, su fascista visión del mundo.

Seguro que vosotros podéis encontrar más ejemplo, pero de momento creo que es suficientemente esclarecedor: Llamar fobia a cualquiera de esas cuestiones es como decir estupidofobia, esta palabra es una tontería soberana, porque sino saldríamos corriendo cada vez que viéramos a un político, llenos temor angustioso e incontrolable ante sus actos, pero no lo hacemos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s