Más sobre la manipulación de género

.

preschool-girls-outside4-76-1438504

Me han pasado un artículo que me ha dado de qué pensar, se titula El error de educar a los niños sólo para que sean duros y competitivos, es de El Mundo, y viniendo de este periódico tampoco se puede esperar que indague un poco más, que investigue, aunque lo que dice aparentemente, y como corresponde para conformar la mente y el espíritu de la mayoría, está lleno de buenas intenciones y aparente sentido, ¿pero lo tiene?

Este artículo sería para hablar mucho… Pero lo primero que me surge es que se quiere “manejar” el mundo de los niños y niñas según parámetros de adultos, lo cual es una jilipollez soberana.

El día que yo vea que los niños, de forma natural y en un número suficientemente alto (pongamos Pareto), piden muñecas para vestirlas, jugar con ellas a hacer comiditas, y todo eso y, además, las niñas piden pelotas de fútbol, pistolas y todo eso… Entonces tendré claro que los niños y las niñas han cambiado. Pero los observo y veo que los niños, por naturaleza propia, siguen siendo más rudos y directos, mientras las niñas como más sutiles e, incluso con algún carácter femenino en el cual luego profundizarán. Evidentemente hay excepciones, pero no hablo para las excepciones, sino no terminaríamos nunca, sino para entender una generalidad.

Mientras tanto no suceda eso creo, creo que no afirmo, que todo este darle vueltas al asunto de esta forma es ignorar lo que los seres humanos llevan dentro de sí, tanto como naturaleza propia, genética y por la razón que sea. El género no es algo de educación com se empeñan en convencernos, el cómo se exprese la diferenciación sí, desde luego, pero no su tendencia natural. El que los modos (no puedo llamarlo cultura) de los musulmanes hagan que el género masculino se sienta superior y con derechos superiores y el femenino se sienta inferior y con menos derechos es sólo una cuestión de manipulación educacional, religiosa, pero nada tiene que ver con lo que hablaba de las tendencias propias y naturales de cada sexo, es sólo un modelo primitivo que todavía perdura en ciertas áreas del mundo y que se quiere, por la razón que sea, importar, nada más.

Pero otra cosa con los niños y niñas es obligarles a un modo de pensar y sentir, o hacerles obtusos, cerrados y marginadores, pero eso es cuestión precisamente de educación, y no coacción, el cambiarlo. Y eso lleva décadas cambiar, porque no hablamos de su educación, sino de las de sus progenitores…

Porque nadie puede dar a otro lo que él no tiene. Si un padre o una madre es un obtuso, cerrado y marginador, ¿qué puede esperarse? Pero también es cierto lo contrario. Obligar a un niño o una niña a aceptar porque está de moda, o bien visto, lo que él no siente, o llevarle a ver las exhibiciones sexuales del “Día del Orgullo Gay”, algo que muy seguramente el niño o la niña no percibe como suyo, es otro error.

Reconozcamos algo: El tiempo que un adulto se pasa pensando en sexo es muy elevado, a veces incluso exageradamente elevado (miremos sino a las conclusiones que llego Freud), pero, ¿cuánto tiempo pasa un niño o un niña pensando en sexo…? Ahí está la clave, porque es prácticamente cero pelotero. Los niños y niñas son lo que quiera que sean, pero el tema del sexo no ocupa su tiempo, o si lo hace lo hace en una muy mínima parte. El niño no le pega patadas al balón pensando en reivindicar su sexo como una niña no se pone a leerle a una muñeca para reivindicar su superioridad intelectual, lo hacen porque les divierte… ¿Tan difícil es de entender esto?

Los obsesos con el tema son los adultos, los niños y niñas, si se les enseña a respetar y es donde está la clave, no en imponerles los obsesiones, traumas y frustraciones de los adultos, cuando les llegue el momento en la pubertad de empezar como los adultos a obsesionarse con el sexo, no tendrán inconveniente o problema con otras tendencias. Pero otra cosa es obligar a los niños a ponerles faldas para que comprendan a las niñas y a las niñas a pegar patadas a un balón para lo contrario… De gilipollas integrales, ¿porque no pueden dejarles que se expresen tal como son? ¿Otra vez lo de Hommer Simpson?: ¿De qué mejor forma puedo realizarme que a través de mi hijo….?

Y dentro de esto tenemos algo sobre el éxito, el mundo laboral y ser competitivos: Nadie discute el derecho de la mujer a una profesión y su propio desarrollo en ese sentido, pero seamos realistas… No se luchó por ese derecho porque se apreciara a la mujer (recordemos que los Rockefeller financiaron a las feministas, y no creo que nadie se haga ilusiones sobre el altruismo de esta familia), sino porque era una mano de obra que estaba desaprovechada y no pagaba impuestos.

Y ahora ellas también están en ese mundo de competitividad y depredación, porque eso es lo que interesa a los que dirigen el mundo empresarial, las grandes corporaciones, que se haga. No en vano el porcentaje de psicópatas en altas posiciones empresariales es tan elevado, tiene su razón de ser, y cualquiera que se integre en el mundo laboral termina por conocer que esa combatividad y dureza forma parte del mundo laboral ideal que esos dirigentes consideran debe ser la realidad para todos.

Y con la integración de la mujer en el mundo laboral no se logró una sociedad más justa, sino aumentar la ofertar para rebajar salarios y, además, recaudar más, recaudación que iba a pagar los intereses del dinero que los bancos centrales, privados, daban a los estados para financiarse. En fin… Negocio redondo (los Rockefeller invirtieron bien).

La realidad y la consecuencia de esto es que, otra vez, aplicando Pareto, y siendo sinceros aunque resulte molesto, hay un porcentaje muy elevado de mujeres que, en privado, te reconocen que preferirían volver a la situación tradicional. Por fatal que suene esto es cierto, pero hay que dejar y apoyar a aquellas que quieren su propia profesión y trabajo que desarrollen ese deseo.

Entiendo ambos puntos de vista, y personalmente creo que es deseable que la mujer tenga su propia profesión, porque incluso si ha decidido adoptar el papel tradiciones, si por alguna desgracia se queda sola al frente de una familia, mejor que esté preparada para hacer frente a lo que se le viene encima. Pero lo otro es cierto, demasiado cierto incluso hoy. ¿¡Cuantas veces me ha dicho una mujer, en privado, que ella lo que buscaba era alguien que la retirara…!? Ni lo recuerdo, pero han sido muchas… Y es normal, no hay que escandalizarse, porque los hombres piensan igual, lo único que ellos nunca vivieron en el modelo tradicional y ni realmente nunca se lo plantearon, su educación no iba por ese camino, pero seamos realistas: ¿A quién le gusta trabajar en una sociedad que ha situado el trabajo en las condiciones que hoy está? Mal pagado, horarios demenciales, inestable, inseguro… Vamos, en general hombres o mujeres coinciden en ello: Es una mierda (hablamos en general, hay excepciones como el trabajo en política, o en las asociaciones que se dedican financiadas por los políticos a vendernos cuentos como estos).

Me dirán, claro, que el modelo tradicional no es el de los nuevos tiempos, pero lo único que creo importa y demuestra la verdad son los resultados, y estos no parecen satisfactorios para nadie, y veamos algo por encima, muy superficial:

Hace poco más de una generación una familia, con un solo miembro trabajando (y no menos horas de lo que ahora se ha puesto como realidad y norma), criaba una familia con dos, tres o cuatro hijos, los más afortunados enviaban en verano tres meses a la mujer y los niños a la playa y los menos lo hacían la pueblo, y las hipotecas se pagaban en no más de diez años, y luego si los niños valían iban a la universidad, y sino a trabajar de aprendices…

¿Qué se ha ganado, que hemos ganado…? No me refiero en la teoría, sino en los hechos, la realidad tangible y palpable.

Nosotros, la gente de a pie, nada, pero los que nos pastorean se están forrado más que nunca lo han hecho y claro… Hay que perseverar en las ideas que tanto beneficio y riqueza les han dado, aunque la sociedad en la que vivimos esté más descompuesta que nunca lo ha estado, sin que veamos en el horizonte ni siquiera un atisbo de algo más esperanzador.

Eso sí… Como colofón en el artículo, para darse la razón a sí mismos, nos ponen a los suecos como ejemplo, que ya en el subconsciente lo tenemos como una sociedad avanzada y en paz… ¿Saben una cosa? Nos mienten, Suecia ya no es eso y ha fracasado, y sino pásense por la página de Facebook del Festival Bråvalla, uno de los más populares de Suecia, y lean que lo han suspendido porque según se puede leer ahí (si no lo han censurado y quitado), había más de cien violaciones diarias en ese país de diez millones de habitantes en ese momento.

Suecia ya sólo es el ejemplo de que esta política buenista y manipuladora, de inventos y experimentos con los niños, niñas y toda una sociedad, convenciéndonos de lo que no es, de lo que nunca existió ni existe, es un fracaso, simplemente porque es una enorme mentira.

Pero vamos… Igual estoy equivocado, que cada uno saque sus conclusiones.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s