¿Y cómo va el Escándalo de Panamá? (2)

.

imgresHace unas semanas publiqué un artículo sobre el Escándalo de Panamá, ¿qué hemos avanzado…? En realidad los planteamientos que hacía en ese artículo siguen vigentes, nada parece que me contradiga, con lo cual a él me remito para el conjunto del asunto.

Sí, es cierto que el primer ministro de Islandia dimitió, pero eso aquí tampoco debería hacernos pensar mal, en países con cierto nivel el mero hecho de la duda sobre un político lo hace dimitir, como por ejemplo que haya copiado en un examen hace treinta años… Por aquí, un presidente de gobierno puede decir que no sabe de donde salió el dinero para las obras de la sede de su partido que no pasa nada, sigue hablando de que todos somos iguales ante la Ley, ¿imaginan ustedes que se construyan una casa y un inspector de hacienda les pregunte de donde sacaron el dinero y contesten así…? ¿De verdad no les pasaría nada…?

Una dimisión, en un caso como este no demuestra nada, aunque no digo que no pueda haber delito, como hemos visto crear una empresa en Panamá u otro lugar parecido no es delito, el delito es ocultarlo al fisco…  Sigue leyendo

El nuevo viejo modelo económico (1)

 

Hace poco escuché una pregunta sobre el modelo económico: “¿Cual era el modelo anterior y cual es el actual?”
Me gustaría contestar a esta pregunta desde mi perspectiva, lo cual no significa que tenga razón, pero sé que lo que voy a decir es algo que para mucha gente, incluso teóricamente y convencidamente bien informada, va a resultar chocante, incluso molesto por aquello de que hay que tener mucha apertura mental para aceptar ideas que van básicamente en contra de las propias ideologías, o sea emociones, ya que al final muchas de las ideas a las que nos aferramos terminan teniendo connotaciones emocionales, son nuestra seguridad personal, nuestra autoafirmación… Pero también en contra de lo estudiado y que ha costado mucho interiorizar, así como que las personas cuando se enfrentan a ciertas realidades se sienten perdidas, se dicen “si esto es así, ¿qué podemos hacer..?”

Además, para poner peor las cosas a nivel interno de la persona, esta observa que hasta hace como quién dice un momento el modelo de comportamiento estaba claro, pero parece obvio que los modelos de comportamiento que le habían enseñando han dejado de funcionar porque las cosas van de mal en peor… Y lo lógico es pensar que ella está haciendo algo mal, para eso está la educación que le han dado, para sentirse culpable, pero por más que se esfuerza las cosas no van a mejor, al contrario, van a peor… Ni nuestras ideas ni nuestros actos ya parece que se adecuan a esta situación.

Ante esto, llegas además con otras nuevas ideas que ponen en entredicho la poca seguridad que podía tener, lo poco que le queda y, lógicamente, debe rechazarlo. Sin embargo, debería darse cuenta de que quizás las ideas que está asumiendo como correctas a base de ser tan repetidas y aparentemente ser tan lógicas no son ciertas, o quizás sí son ciertas pero no son la causa del problema; son ciertas porque el conocimiento, así como la adaptación a las nuevas herramientas tecnológicas o a nuevos paradigmas siempre ha sido la clave de la evolución, no son nada nuevo… Son algo muy viejo, es una realidad que existe desde que el hombre empezó a hacer fuego y nunca se detuvo… ¿Por qué entonces esto ahora es el problema?

Yo trato de mostrar que muy posiblemente, si así lo considera y se abre a esa posibilidad, comprenderá que “la historia va por otro lado”.

Qué es lo que realmente está pasando

Nos dicen, claro, que ha cambiado el modelo, que ahora es la Era del Conocimiento, la era de Internet, de las nuevas tecnologías y que estamos ante un nuevo paradigma, que es el mismo cambio que el de la Revolución Industrial, que hay que cambiar el enfoque mental para entender lo que pasa porque nuestro enfoque es del siglo XX, etc… Todo es correcto, pero yo me pregunto una cosa, una sola… Si existe este cambio a alguien le debe de estar beneficiando, alguien se debe de estar aprovechando de él.

Pero el mundo está en crisis a nivel general, y la realidad es que para la inmensa mayoría de las personas que pueblan este planeta este cambio no ha dado un mejor nivel de vida, no hay menos guerras, no hay menos hambre, no hay más recursos para una mejor vida para nadie… Quizás los niños que trabajan para las empresas occidentales en Asia ahora aporten dinero a su familia y esta viva algo mejor, o simplemente no se muera de hambre, quizás haya mejorado la vida para los obreros de la fábricas en ese área del mundo, pero lo dudo porque sus salarios son de miseria y sus condiciones laborales son de trabajar siete días a la semana incluso a turnos dobles, no pudiendo imaginar siquiera comprar lo que fabrican para esas empresas occidentales que gracias a ese entorno laboral son tan rentables, ya fabrican o compran a precios tercermundistas y venden a precios de primer mundo. Si el modelo ha cambiado, ¿no tendría alguien tendría que vivir mejor…? Observas los datos de EEUU y dan miedo, los de Europa son catastróficos, olvidémonos de Hispanoamérica y de África mejor no hablar… ¿Quién ha mejorado realmente en este nuevo paradigma su vida? La respuesta es fácil: Las élites económicas.

En EEUU mientras que la clase media ha caído en picado y tiene hoy unos ingresos que son un 50% de hace treinta años, y no hablemos ya de su valor patrimonial que ha caído en picado, mientras que la clase alta, un 1% de la población, ha multiplicado por tres su participación en la renta nacional, del 8% a un entorno del 20% (http://bloom.bg/QTRn3u). Estamos hablando del país que se supone está en la punta del nuevo conocimiento, de Internet, de las nuevas tecnologías, de todo eso que nos cuentan es lo que debemos hacer para avanzar en este nuevo mundo… Pero no, sólo vive mejor quién siempre ha vivido mejor, ¿es que son ellos los que tienen precisamente todo eso que nos dicen que hay que tener y que por eso tienen ese poder económico…? Creo que nadie que reflexione seriamente un momento sobre ello lo crea.

Siendo esto así, si todo eso que nos están contando es el nuevo paradigma y si todas esas teorías sólo parecen palabras vacías porque no están beneficiando a la sociedad en general, ¿no será porque son falsas? Al fin y al cabo, por poner un ejemplo, un coche es bueno por una serie de parámetros, fiabilidad mecánica, seguridad, consumo, etc… Esto es, lo que se dice de su calidad se puede demostrar, no queda en el limbo de la teoría, sin embargo en este caso es diferente, ¿por qué? Si todas estas teorías en realidad no están aportando a la generalidad de la sociedad nada positivo, ya que cada vez somos más pobres y cada vez vivimos peor desde los países más avanzados hasta los del tercer mundo, ¿no serán otro cuento para además de ser las víctimas sentirnos culpables por no ser capaces de adaptarnos a los nuevos tiempos y hacernos mirar en otra dirección que donde realmente está el problema?

(seguirá)

La Conspiración de los Ricos (Robert Kiyosaki)


Hay un autor norteamericano, empresario e inversor, que siempre me ha gustado: Robert Kiyosaki.

En uno de sus libros ya pronosticaba la crisis del 2007 por lo menos unos diez años antes, y me parece que tiene una especial lucidez; ahora he empezado a leer su libro “La Conspiración de los Ricos” (mejor dicho sería de los “ultraricos” como menciona en su libro), pero para nada es un gurú milenarista, ni un chiflado freaky o algo de eso que a alguno, cuando ya haya leído lo de conspiración, ya se le habrá pasado por la cabeza poniendo una sonrisa displicente y sobrada… “A mí me van a vender conspiraciones…” ¿Verdad?

Pues no, es un empresario de éxito que partió de cero y su último libro muestra con datos la realidad de lo que de verdad pasa, de cómo se manejan leyes que luego dan lugares a crisis como las de la Subprime, que no son ciclos, ni resultados de teorías avaladas por complejas fórmulas matemáticas urdidas por sesudos economistas o teóricos, que todo es más simple y que tanta complejidad es sólo para alejarnos de intentar siquiera entender lo que pasa en realidad; también con nombres y apellidos muestra como, aunque cambien los presidentes (se fija en EEUU pero claramente puede extrapolarse al resto del mundo) los hombres que realmente manejan el poder o sirven al poder siguen siendo los mismos.

Merece la pena en medio de tanta confusión mediática, teorías, discursos llenos de buenas palabras pero vacíos e intentos de marear la perdiz y desviar la atención para darnos cuenta de que hay algo realmente simple que puede explicar todo esto que parece tan complejo, sólo es complejo porque interesa que lo parezca. Si alguno quiere echarle un vistazo antes de comprarlo os dejo un enlace donde ver los 3 primeros capítulos: http://www.slideshare.net/olgalopez/la-conspiracion-de-los-ricos-robert-kiyosaki-pag-29

Historia Oculta de la Economía


Incluyo aquí una serie de vídeos (The Money Masters) que considero básicos para comprender cual es la realidad detrás de la historia que nos han contado. La realidad detrás de una historia que se caracteriza muy especialmente por la lucha constante de pueblos contra pueblos, de naciones contra naciones, religiones contra religiones y todos los “contra” que se pueda imaginar, pero que cuando miramos más allá descubrimos que esa no puede ser sólo la realidad, es sólo la apariencia de la superficie.

Cuando era muy jovencito no me parecía lógico lo que contaban de los peligrosísimos soviéticos que querían conquistarnos y destruirnos, intuitivamente me parecía que el soviético de turno lo que quería sería lo mismo que cualquier otro: Ganar su dinero para vivir lo mejor posible, tener su casa, tener una familia, unos hijos, etc… ¿Por qué iba a ser diferente de nosotros? Sentía, más que sabía, que ahí había una mentira pero siempre había esa demonización y ese intento de meternos el miedo en el cuerpo, de condicionarnos negativamente.

Hace unos cuantos años hubo una guerra cruel en Ruanda, nunca entendí bien lo que pasaba hasta que un día leí en “El País” una pequeña reseña en páginas interiores, ahí donde pocos leen, donde explicaba lo siguiente:

Ruanda era el producto de la mejor hoja de té del mundo (quién lo iba a decir) y el coste de recolección de dicha hoja costaba 180$ la tonelada, un día en los mercados de Chicago alguien decidió que se iba a pagar a 12o$, ello dejó a un millón de personas sin trabajo de forma inmediata  en un país que no llegaba a siete millones… El resto es historia, cuando las cosas van bien y hay dinero para todos las diferencias étnicas (que no eran tales y merece un estudio aparte) no tiene importancia, pero cuando las cosas van mal… Como decimos en España: “Cuando no hay harina todo es tremolina”. No sé quién tendrá hoy esas empresas productoras de hojas de té ni si siguen produciendo, supongo que sí, pero detrás de movimientos como esos normalmente hay transferencia de patrimonios empresariales de unas manos a otras por una parte ínfima de su valor real.

En todo caso, con esto quería ejemplificar que detrás de las guerras hay siempre factores económicos ocultos y que es bueno conocerlos para saber cual es la realidad que se oculta detrás de la historia que nos han contado. Espero lo disfruten y, como yo, aprendan algo de ello: http://snipurl.com/24znp2b

Directivos de talento sí, directivos de talento no…


Hay una pugna teórica en el mundo de las empresas entre hacer lo que se dice debe hacerse y hacer lo que se cree es necesario hacerse. Para la primera hace falta solamente lo que más abunda en el mundo: Deseos de seguir al líder y la necesaria mente conservadora que dice que mejor no tocarlo si funciona.

Pero así no funcionan las cosas por siempre. Dicen que cuando Steve Jobs estaba preparando su sucesión vio a mucha gente que, sobre el papel, tenía todo lo que se supone debían tener: Estudios, experiencia, capacidad, etc., pero… Pero les faltaban ese algo más que hace que una empresa pueda proyectarse hacia el futuro, no solamente que sobreviva, especialmente cuando las cosas van bien, como dijo alguien “serviste bien cuando servir era fácil…” Ahí es donde entra la segunda categoría que pretender hacer lo que cree es necesario hacerse más allá de seguir y dar la razón al líder, y para lo segundo se requiere de ciertas cualidades más raras, un talento especial que va más allá de lo que nunca ninguna escuela de negocios podría llegar a enseñar, ni ninguna experiencia proporcionar, porque bien sabido es que la experiencia no es sólo atravesar muchas situaciones, sino sacar provecho de pasar por ellas; hay gente que pasa todos los días por la misma calle y ni siquiera sabe qué tiendas hay en ellas mientras otras personas con una vez les basta para poderte decir que puedes comprar en la misma.

Pensando en ello, he recordado que en los ejércitos de Roma existían dos tipos de generales: Los de conquista y los de asentamiento. Cuando se trataba de nuevos desafíos y conquistar nuevos territorios el perfil era uno. Luego estaban los generales que, una vez conquistado el territorio sólo debían mantenerlo. No eran tan brillantes, al contrario no tenían tanto, o siquiera tenían, talento pero eran fáciles de manejar por parte de Roma y tenían suficiente conocimiento de su trabajo como para mantener la “Pax Romana”. Eran… Funcionarios. Cuando fallaban tenían que volver a enviar a los generales de conquista para poner las cosas en orden.

Esto es una metáfora, pero creo que es lo que se aplica a las empresas. Cuando las cosas van bien da un poco lo mismo el directivo que se contrate y sus valores, una formación mínima y cierta experiencia bastan para dirigir cualquier empresa o departamento cuando el viento sopla de popa, los errores se los lleva el viento y, además, la más alta dirección de la empresa sigue el principio de “si funciona no lo toques”.

De esta forma, si llega un directivo con un talento real que refleje esos valores que se supone tiene que tener (y que a machamartillo venden en libros y escuelas de negocios) se va a encontrar con un muro horrible, no interesa, estará mirando 20 años adelante en el futuro de la empresa y se dará cuenta de lo que hay que hacer para seguir “conquistando” ahora que se tienen los recursos -es el buen momento- para enfrentarlo y prepararlo, conocerá -más que las “ideas” del “supremo” de la empresa en tranquilas charlas frente a un café o comidas generosamente pagadas por la bonanza de la situación-, las nuevas tecnologías, las nuevas ideas y conocerá, especialmente, muy bien las debilidades y fortalezas de la empresa en la que trabaja, tendrá conocimiento real porque no (mal)gasta el tiempo en charlas, sino en lo estudiar y conocer lo que tiene a su cargo y averiguar cómo mejorarlo…

Con esto creo que resumo lo que sucede en la mayoría de los casos: Las empresas en los buenos momentos crecen con facilidad, hasta el más tonto hace relojes, pero el más tonto se rodea, como todos sabemos, de otros tontos y crea una estructura tonta, no quiere oír hablar al que tiene talento, el directivo con valores, porque le hace sentirse mal, siente puesta en duda su alta genialidad y capacidad que le ha permitido estar donde cree estar…. Me he “hinchado” a ver empresas en que el “big shot” que se inflaba hablando de su éxito y nada más entrar por la puerta veías media docena de cosas en contra de la más simple lógica. Luego llegan los malos tiempos y la empresa no está preparada para ellos y… Y se van a carajo por miles porque no tienen ni siquiera capacidad de reacción, menos aún visión, y por supuesto humildad (“¡a mí me va a decir usted!” he oído decir), para contratar a tiempo al auténtico talento que -tal vez- podría sacarles de ahí, pero ellos con su escaso talento de general de asentamiento ya no pueden sostener la plaza.

Esto es lo que yo he visto y también esto va de la mano de esa moda que dice que es mejor contratar gente joven porque esta mejor preparada, ¿preparada para qué y, especialmente, comparada con quién? En cierto casos sí, pero para ciertos desafíos no basta, en realidad está preparada para lo que aquí se señala, para decir “si buana” a todo, no crear dolores de cabeza al “supremo” con ideas que removerían su “Pax” y le haría dudar de su alto valor, y preparados especialmente para correr detrás de todas las zanahorias que les muestres… Pero raramente preparados para ciertos desafíos porque para eso, además de conocimiento, hay que haberse fraguado en muchas luchas y haber visto mucho y eso sólo lo da la experiencia, que no puede comprarse.

Hay un escrito de Joan Barril titulado “McEnroe” que siempre he tenido en mente y que refleja bastante bien esta realidad y del cual copio y pego el final: “En el reino de la apariencia, la protesta es abominable, casi demasiado humana para los héroes de despacho. El colmo del buen gusto siempre ha sido el navajazo por la espalda, el silencioso hervor de los venenos, la sumisión formal de los traidores.”

Y si alguien duda de que esto es así… Miremos el panorama empresarial que tenemos.

Julio César ya era un general muy experimentado cuando le llegó la fama que hoy todavía perdura, y valores… Ya lo creo que los tenía.

Para comprender lo que está pasando… (1)

Hace tiempo que no escribo aquí, demasiadas cosas que hacer y demasiadas cosas urgentes que, tal vez, me están desviando de hacer lo importante.Quizás ahora parezca que me alejo de ciertas cosas sobre las que escribo, pero no, sólo es aparente porque me ha gustado siempre investigar esa parte del conocimiento que está oculto, dentro de ello no sólo está lo espiritual, la historia de nuestro pasado nunca revelada, sino también lo que está detrás de las bambalinas de nuestra sociedad, de lo que sucede y por qué sucede, de los que hacen que todo esto que nos está sucediendo, y que parece tan irremediable y accidental -una imperfección de nuestros sistema económico y social- en realidad no sea nada accidental.

Por eso, hoy quiero copiar y pegar aquí una parte del contenido de un controvertido investigador y escritor, David Icke. Ha tenido la mala suerte de que en sus teorías ha metido el tema de los reptiles, lo cual a mí me parece que tal vez sea algo que deba interpretarse y estudiarse en un aparte, pero el 95% restante de lo que dice es realmente digno de ser leído, a mi me permitió darle forma y sentido a muchos conocimientos dispersos que tenía y que no conseguía ligar, sabía que en la estructura y organización mental que me había formado faltaba algo; David Icke me aportó ese conocimiento extra que necesitaba para comprender el sinsentido de lo que había aprendido, que no era casual, que no era algo que sucedía porque si, sino que era algo bien organizado y urdido.

Quizás era necesario un punto de locura en David Icke y que sacara el tema de los reptiles, porque sin ese punto de locura nadie deja un trabajo estable y se dedica a enfrentarse con todos y quizás nos sea necesario ese punto de locura para despertarnos de nuestro sueño… En fin, les dejo su texto que, más que lo que dice es para reflexionar sobre ello, porque nos muestra que los poderes que están manejando todo esto que hoy nos está sucediendo actúan de una forma que realmente para ninguna mente “bienpensante” se le podría ocurrir:

… Trotsky dejó Alemania para vivir en Nueva York y fue desde allí que inició su viaje a Rusia y la Revolución Bolchevique. Entró en Rusia con un pasaporte de Estados Unidos suministrado para él por el presidente, Woodrow Wilson, y sobre su persona llevaba u$s 10.000 provistos por los Rockefellers.

Fue reclutado en Rusia por Lenin a quien le fue dado el paso seguro en un tren cerrado a través de Alemania desde Suiza vía Suecia. Grandes cantidades de propaganda Bolchevique fueron financiadas por los alemanes. Mientras Lenin, Trotsky, y el resto estaban condenando el “capitalismo” públicamente, estaban siendo financiados por los banqueros de la Hermandad de Wall Street y Londres, las mismas personas que después respaldarían a Hitler. En su autobiografía Trotsky haría referencia a algunos de estos préstamos, muchos de los cuales fueron organizados por Alfred Milner de la Mesa Redonda y “Alexander” Gruzenberg (nombre real Michael), el agente bolchevique principal en Escandinavia. Era un consejero secreto para el Banco Nacional Chase poseído por J. P. Morgan (Payseur) en Nueva York.

Uno de los intermediarios más activos entre los Bolcheviques, Londres, y Wall Street, era Olof Aschberg que se hizo conocido como el banquero de los Bolcheviques. Poseía el Nya Banken, fundado en Estocolmo en 1912. El agente de Londres de Aschberg era el North Commerce Bank, presidido por Earl Grey, un miembro de la Mesa Redonda y amigo de Cecil Rhodes. Otro socio cercano de Aschberg era Max May, elvicepresidente del J. P. Morgan (Payseur) Guaranty Trust y cabeza de sus operaciones extranjeras.

En 1915, la Corporación Internacional Americana había sido formada para financiar la Revolución Rusa. Sus directores representaban los intereses de los Rockefellers, Kuhn, Loeb y Compañía (Rothschilds), DuPont, Harriman, y la Reserva Federal. También incluían a George Herbert Walker Bush, el abuelo de George Bush. Los Rothschilds estaban financiando directamente la Revolución vía Jacob Schiff en Kuhn, Loeb y Compañía.

Banqueros internacionales de la Hermandad de Gran Bretaña, los Estados Unidos, Rusia, Alemania y Francia se reunieron en Suecia en el verano de 1917. Acordaron que Kuhn, Loeb y Compañía depositaría us$ 50 millones en una cuenta bancaria sueca para el uso de Lenin y Trotsky. En un artículo en The New York American Journal el 3 de febrero de 1949, el nieto de Jacob Schiff dijo que su abuelo había pagado unos us$ 20 millones adicionales a los dos “revolucionarios”. El pago de us$ 20 millones a los Bolcheviques por Elishu Root (abogado de Kuhn, Loeb y Compañía y ex Secretario de Estado) vía la Reserva De Guerra Especial (Special War Fund), está registrado en el Registro Congresional del 2 de septiembre de 1919.

Esta inversión no sólo promovió el Programa de la Hermandad, obtuvo una ganancia increíble.

Algunos investigadores sugieren que Lenin pagó a Kuhn, Loeb el equivalente en rublos de us$ 450 millones, entre 1918 y 1922. Esto no era nada comparado con las ganancias ganadas de la explotación de la tierra rusa, su economía y personas, incluyendo el robo del oro del Zar y sus vastas propiedades financieras que fueron guardadas, y robadas, por los mismos bancos que habían financiado la revolución… 

Como podemos ver para ellos todo, siempre, es beneficio, ¡y qué beneficio! ¿A qué corresponderían esas fortunas al día de hoy…? Tampoco olvidemos que en esas mismas fechas se estaba librando una guerra, olvidada por todos al día de hoy ya que no interesa recordar, que se llamó “El Movimiento Blanco” que, tomando de Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_Blanco):

El Ejército Blanco contó con colaboración ocasional de fuerzas japonesas, británicas, canadienses, francesas y estadounidenses, entre otros. Estas potencias aportaron al Movimiento Blanco dinero, asesoramiento militar, trenes acorazados, y artillería pesada, además de recibir entre marzo y abril de 1918 un cuerpo expedicionario Aliado para intervenir específicamente en la Siberia oriental. Lentamente el apoyo de estos contingentes extranjeros fue disminuyendo debido a que la opinión pública en sus países (sobre todo en Francia y Reino Unido) rechazaba la idea de continuar sosteniendo tropas para combatir en Rusia cuando la Primera Guerra Mundial ya había terminado y los soldados exigían volver a sus hogares.

Magnífico juego a dos bandas, ganando dinero en las dos… En fin, como no les funcionó así luego crearon la II Guerra Mundial.

 

El primer fin del mundo falló…


Hace cosa de un par de semanas recibí uno de esos PPS sobre el 2012 y el fin del mundo previsto, al mismo tiempo recordé que el 28 de noviembre de 2011 era considerado por otros la fecha real de ese “fin del mundo”… De este nos libramos. Pero aunque nadie sabe lo que significa este “fin del mundo” que se espera si que parece que esperan algo milagroso y maravilloso. Me explico.

El PPS explicaba con todo lujo de detalles la cantidad de coincidencias cósmicas que para ese momento iban a suceder, únicas para lo que podemos llamar “nuestra historia”, algo que sin duda iba a producir un cambio definitivo en la humanidad, porque no se podía pasar por unos aspectos cósmicos de esa magnitud sin que se produjera un cambio positivo para la actual humanidad… Curiosas ideas, ¿dónde está su lógica…? La lectura de ese PPS me hizo sonreír porque me recordó cierta forma de pensar de ciertos intelectuales y artistas de antes de la I Guerra Mundial. En ciertos sectores de entonces había un convencimiento, rondando un sentimiento de iluminación, de un inminente cambio para una sociedad mejor. No pocos artistas e intelectuales de la época se alistaron entusiasmados en el ejército para contribuir y participar en ese cambio que soñaban. Ni que decir que los que sobrevivieron no vieron con el mismo entusiasmo la II Guerra Mundial cuando llegó, ya no creían en cambios cuasi mágicos.

Este momento es, evidentemente, diferente pero el discurso me suena extrañamente parecido: Algo está a punto de suceder que cambiará el mundo, convirtiéndolo en un lugar más justo y mejor. Eso cuando no directamente un grupo de iluminados considera que, de alguna forma maravillosa, seremos recogidos por unos seres superiores y llevados a una dimensión superior que evidentemente también es un lugar mejor, más confortable… Si yo fuera un ser superior me preguntó para qué iba a llevarme a una humanidad como esta a parte alguna, vamos, como llegar a casa de una familia y ver que la tiene hecha una pocilga, ni se te ocurre pensar en llevarles a tu casa, aunque una parte de esa familia te jure que ellos son diferentes, como para fiarte…

No sé si el 21 de diciembre de 2012 pasará algo o pasará como con el 28 de noviembre de 2011, no tengo ni idea, pero pase lo que tenga que pasar, si pasa algo, no creo nos guste demasiado. Si la influencia vibratoria cósmica tiene que producir algún efecto en la tierra no creo que este sea una elevación espiritual y moral de la humanidad así como quién chasca los dedos; pero para mi hay varias opciones:

  • No pasa nada y seguimos como si tal cosa, con los mismos problemas y con las mismas “no-soluciones” y la demolición del sistema del bienestar en los países occidentales que, al final, llevará también a la demolición de ese cierto bienestar que parecía querer despuntar (o prometía hacerlo) gracias a su comercio con estos países en los países asiáticos. Las consecuencias de esto son por sí mismas un desastre planetario, pero vienen de antes, mucho antes y no son origen cósmico.
  • El efecto de esa poderosa coincidencia cósmica lleva sus efectos a plano físico y se produce algún tipo de cataclismo natural, en ese caso Dios no pille confesados… Luego lo explico.
  • El efecto de esa poderosa coincidencia cósmica lleva sus efectos al plano psíquico y se produce algún tipo de cambio en la consciencia humana que hace que se eleve espiritualmente a planos luminosos… Vamos, que de pronto vamos a llegar todos al Nirvana así sin más.

Quizás me dejo alguna opción más, pero yendo a la de la catástrofe natural, tenemos la tendencia en pensar en, por ejemplo, el cambio climático como algo a lo que nos dará tiempo a acostumbrarnos, pero nos olvidamos que los cambios del planeta Tierra en el pasado a veces han sucedido de un día para otro. Los yacimientos de fósiles, donde se pueden encontrar mezclados todo tipo de saurios, indican que no es que se pusieran todos de acuerdo para caerse el mismo tiempo o en mismo sitio en una ciénaga, sino que fueron literalmente enterrados bajo masas de tierra sin que hubiera tiempo para la descomposición de sus cuerpos. ¿Alguien puede imaginar qué pudo pasar?

Y hace 900.000 años cuando cambió el polo magnético, ¿fue un cambio “amable”?

Y más recientemente… Hay cuerpos de mamuts que se han encontrado en hielo que indican que ni les dio tiempo a terminar de digerir su última comida y, aunque las recreaciones artísticas nos los pintan entre hielo y nieve, en realidad era un animal que a pesar de su pelaje vivía en áreas quizás parecidas en clima al de Centroeuropa, llenas de la vegetación necesaria para alimentar un mamífero de su tamaño, entre los hielos no viven herbívoros… ¿Qué les pudo pasar para que quedaran aprisionados entre el hielo sin darle siquiera tiempo a digerir su última comida? Es de imaginar que en un plazo de tiempo inverosímil la temperatura cayó de una forma tan abrupta que no les dio tiempo ni a moverse.

Luego… Sí que puede haber un cambio dramático a nivel natural, pero eso no llevará a la humanidad a una elevación espiritual. Sino imaginemos una situación donde de pronto todo lo que hoy nos parece natural dejará de funcionar: Electricidad, agua corriente, suministro de alimentos… Todo… Hay una regla: Cuando lo básico falla toda espiritualidad queda a la espera de tiempos mejores.

Consecuentemente si hay una catástrofe planetaria no soy nada optimista en cuento a sus efectos benéficos.

Pero imaginemos algo más bonito: Las coincidencias cósmicas de alguna forma tocan algún aspecto de la psique humana y esta se “ilumina” como un árbol de Navidad cuando le conectas a la corriente eléctrica… Bueno, evidentemente si el árbol de Navidad ya ha sido preparado de antemano y tiene toda esa colección de lucecitas para que quede tan bonito…

Y eso es lo que pasa: El árbol de Navidad de esta humanidad está lejos de tener las lucecitas necesarias para que si le conectas una corriente energética se ilumine. Alguna luz hay, pero escasa y sí, sí que tengo en cuenta eso que algunos iluminados dicen de que hemos llegado a la masa crítica necesaria para una efecto cuántico… Jeje… Perdón que me ría pero no es porque me haga gracia, muy al contrario: por cada uno que al día de hoy en un día pueda llegar a cierta “elevación espiritual” nacen miles que simplemente morirán de hambre o de lo que sea en eso que llamamos el tercer mundo para equilibrar la balanza de esa masa crítica (o incluso en algún país de primer mundo por no poder pagar la cuota médica), unos crecen como mucho en proporción matemática y los otros en geométrica. Si alguien por ahí cree en la masa crítica y no tiene interés en que se llegue a ella, debe ser alguien empeñado al mismo tiempo en que cada día nazcan más seres humanos con la única finalidad de morir de hambre en algún lugar perdido del mundo donde, desgraciadamente, la naturaleza impone su Ley. Alguno dirá que podemos salvarlos, no digo que no, pero como decía Donald Walsh en “Conversaciones con Dios I”: “Pero al mismo tiempo decís que no podéis hacer nada para que dejen de morir de hambre 40.000 personas diarias, traéis al mundo a 50.000 personas cada día, a una nueva vida. Y a eso lo llamáis amor…”

Sin entrar en controversias y sueños maravillosos de justicia humana (es demasiado fácil) analicemos ese cambio energético en el planeta desde el punto de vista de la lógica: Este plano material es el que es, vive bajo las reglas que vive, porque está en un nivel vibratorio determinado, un nivel vibratorio que se basa en una pirámide alimenticia donde hay una base amplia que parece sólo existir para que una pequeña parte de esa pirámide, en la cima, pueda vivir a base de comérselos y… Pensémoslo fríamente… Es un modelo de sangre, dolor y sufrimiento. El león que mata su presa lo hace con la indiferencia propia de la que habla en Bhagavad-Gita, sin odio, sin emociones, como un Maestro, pero su presa no muere con esa misma indiferencia. Digo león pero pueden decir lo que quieran, tienen muchos depredadores para elegir y si queréis podéis utilizar este modelo de intercambio de energía a modo de metáfora en lo social porque funciona, es su reflejo.

Si este plano vibratorio de la Tierra cambiara para elevarse cambiarían/morirían todas las especies que lo habitan, incluida la nuestra. Tal vez sobreviviera alguna, tal vez sobrevivieran algunos seres humanos pero estos serían, si realmente este cambio produce un cambio vibratorio que eleve la especie humana, como simios frente a esa nueva especie “humana”. Lo único bueno es que por lo menos no terminarían como muchas veces nuestros simios en los laboratorios para experimentos… Eso si por supuesto se produce una elevación que tampoco lo veo claro, pensemos en tantas leyendas sobre la “Edad de Oro” en las culturas de la antigüedad, tantas que el sentimiento darwiniano de la evolución no me queda tampoco claro aquí. Además, ¿quién nos dice que esas ondas cósmicas no producen mutaciones que nos dejen más imbéciles de lo que ya somos? ¿Y los que sobrevivan tiene que sufrir a manos de la nueva raza quizás más cruel y salvaje…? Creer que las cosas van siempre a mejor o bien por arte de birlibirloque es ignorar la historia humana.

Por si queda alguna duda sobre que este plano vibratorio de la Tierra es el propio de este modelo pensemos en los cocodrilos… Ellos y sus similares antepasados llevan 300 millones de años con este modelo, llevan 300 millones de años esperando que las manadas de animales pasen por su río para comerse a los más débiles, y ellos han vivido unas cuantas coincidencias cósmicas de ese tipo, yo no sé contarlas pero a ojo de buen cubero han debido ser unas cuantas… ¿Cómo es que no se han elevado? Sencillo, porque este plano material es el que es y su nivel vibratorio pertenece a él y nada más, y si por alguna coincidencia cósmica cambiara tendríamos algo parecido a lo que pasó hace 80 millones de años con los dinosaurios, desapareceríamos…

Claro, ahora como si lo oyera: Pero es que la humanidad empezó mucho después y… Vamos a ver: En este planeta aparecen de vez en cuanto señales de que nuestra historia no empezó hace 7.000 años ahí por Egipto y Mesopotamia, sino que hubo “algún” tipo de civilización o humanidad, o varias, que desapareció y de la que únicamente tenemos pequeñas señales (en Internet hay sobradas reseñas muy fiables para el que tenga curiosidad)… Quizás no todos los cambios en este planeta sean para algo mejor.

En este nivel vibratorio ni en ningún otro los cocodrilos y los leones, por poner un ejemplo, se van a hacer vegetarianos por un choque de energías cósmicas. Si ese choque produce un cambio energético que eleve este planeta los leones, los cocodrilos y demás depredadores así como sus presas desaparecerían porque el modelo de intercambio de energía por dolor ya no tendría sentido, además… Ese plano tan bello y soñado es precisamente del que venimos cuando nos encarnamos, y nos encarnamos por apego a las cosas de este plano y por nuestra ignorancia de esta verdad, incluidos los que van de iluminados y de elegidos por la divinidad… Dicho todo esto: ¿Realmente alguien con un mínimo de claridad, no digo iluminación, puede creer en esos discursos de saltos mágicos a planos más elevados? ¿Alguien de verdad cree que la iluminación y esos planos más elevados pueden entenderse siquiera con la mente humana más privilegiada salvo en casos absolutamente excepcionales? No digo ya vivirse…

En fin, creo que si alguien quiere algo mejor, más elevado, lo mejor que puede hacer es trabajar sobre sí mismo, sobre su vida, sobre las cosas que quiere mejorar o cambiar, eliminar sus frustraciones, sus pequeñas (o no tan pequeñas) zonas oscuras y no esperar mucho de los cambios cósmicos mágicos en lo cuales, sinceramente, me gustaría creer. Sin embargo, si me equivoco, por lo menos procura que tu árbol de Navidad tenga las luces necesarias para que si le llega esa mágica corriente pueda iluminarse, si sólo son fuegos fatuos los que quieres iluminar no te arriendo la ganancia.